Diario Vasco

Washington, 1 ago (EFE).- Estados Unidos probará este miércoles el lanzamiento de un misil balístico intercontinental no armado desde la base Vandenberg de su Fuerza Aérea (California), en un momento de tensión por el lanzamiento de un misil del mismo tipo desde Corea del Norte el pasado viernes.

La prueba está prevista para el miércoles entre las 12.01 y las 06.01 hora local (7.01 y 13.01 GMT), informó hoy la base de Vanderberg, ubicada en el condado de Santa Bárbara, en un breve comunicado.

El propósito de esta prueba, como el de las anteriores del mismo programa, es "validar y verificar la efectividad, preparación y precisión" del sistema, indicó la base.

La de mañana será la cuarta prueba de este tipo de misiles, los Minuteman, efectuada desde la base californiana este año.

En esta ocasión, se produce después de que el pasado domingo Estados Unidos desarrollara con éxito una nueva prueba de su sistema antimisiles THAAD en Alaska.

Esa prueba fue la decimoquinta del sistema antimisiles THAAD que Estados Unidos ejecuta con éxito.

En paralelo, Washington volvió ese día a exhibir su poderío militar junto a sus aliados desplegando en la península coreana dos bombarderos estratégicos en respuesta al misil intercontinental (ICBM) lanzado el viernes por el régimen comunista de Pyongyang.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado pasado que no permitirá que China siga sin hacer nada para solucionar la situación con Corea del Norte.

Además, había condenado el viernes el nuevo lanzamiento de Corea del Norte y adelantado que tomará "todas las medidas necesarias" para proteger a su país y a los aliados en la región.

El pasado jueves, el Congreso de Estados Unidos dio luz verde a un paquete de sanciones contra Corea del Norte, Irán y Rusia que está pendiente de la firma de Trump, quien prevé rubricarlo, según adelantó la Casa Blanca.

Tras el ensayo realizado por Pyongyang el pasado 4 de julio, Trump aseguró que estaba preparado para "cosas bastante graves" en respuesta a Corea del Norte, aunque su secretario de Defensa, James Mattis, matizó que por el momento no veía motivos para ir "a la guerra" con ese país.