Diario Vasco

Huelva, 1 ago (EFE).- Marta Garrido, subcampeona de Europa de la clase 420 este pasado julio en Atenas junto a su compañera Clara Llabrés, manifestó que está "contentísima" por la plata conquistada pero que tiene dudas de si podrá ir al Mundial de Australia el próximo diciembre por falta de apoyos.

La regatista onubense, campeona de España este año y del mundo en 2015, aseguró a Efe que está "muy contenta" con el resultado obtenido en un campeonato "muy difícil" por las condiciones que se encontraron.

"El viento no seguía ningún tipo de patrón y era muy imprevisible, pero estamos contentas de nuestro trabajo", relató Garrido, quien subrayó que estuvieron en la pelea por el oro "hasta la última manga del último día y el último minuto".

Explicó que es "muy difícil ganar siempre", ya que las condiciones meteorológicas "no se pueden adivinar y menos en un campo de regatas como era ése", por ello destacó que "en este caso las que ganaron tuvieron más suerte".

La onubense está más que satisfecha por su temporada, en la que destaca este subcampeonato europeo y el título nacional, sobre todo porque han trabajado todo el año "sin entrenador" y sin nadie de su "club ni siquiera de Andalucía", por lo que personalmente se siente "orgullosa" del trabajo.

Con respecto al próximo Mundial, Garrido reconoció que no sabe si podrán competir, al apuntar que "cuesta mucho dinero" y no tienen "apoyos".

Además, consideró que el ir sin entrenador es "muy duro, sobre todo para el apoyo moral y la presión de ir en cabeza de un campeonato tan grande".

Garrido tiene claro que navega porque es "lo que más me gusta del mundo y ganar más de lo más" y que al final lo hace por ella y por los que le apoyan.

"Si sólo puedo llegar hasta aquí, me da pena pero he dado todo de mí", subrayó la regatista andaluza.