Diario Vasco

Barcelona, 1 ago (EFE).- Limpiar bien los párpados es esencial para la prevención y el tratamiento de la blefaritis, una enfermedad crónica que puede producirse por acumulación de bacterias y que afecta a cerca del 30 % de la población.

Según especialistas del Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona (IMO), los párpados cumplen con la importante función de proteger la córnea, la estructura externa del globo ocular, y destacan la importancia de una buena higiene de los párpados para la prevención y el tratamiento de problemas oculares.

La doctora Luz María Vásquez, del Departamento de Oculoplástica de IMO y vocal de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Ocular y Orbitaria (SECPOO), ha explicado que los párpados se cierran a modo de persianas cuando padecemos alguna agresión y, al parpadear, uniformizan la película lagrimal para que nuestra calidad visual sea buena, al tiempo que segregan lípidos para mejorar la calidad de la lágrima.

Según la especialista, una buena higiene de los párpados es un factor "esencial en la prevención y el tratamiento de la blefaritis, una enfermedad que puede aparecer sin síntomas".

La blefaritis es una inflamación crónica de los párpados que afecta, en diferente grado, a más de un 30 % de la población, que puede deberse a la proliferación excesiva de bacterias a lo largo del párpado y la base de las pestañas y que causa la formación de costras, acumulación de caspa y secreciones en la zona.

Si no se trata correctamente, la blefaritis "puede provocar sequedad o inflamaciones en la córnea, la aparición de orzuelos y, si estos no se curan, un quiste llamado chalazión", ha explicado la especialista del Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva de IMO Mercè Morral.

Para prevenir estas molestias, los párpados suelen requerir un sencillo tratamiento que puede realizarse en casa y que consiste en la aplicación de calor local, masaje y la limpieza de las pestañas y del borde palpebral para eliminar la caspa y desechos acumulados, con productos específicos indicados por el especialista (toallitas o champú de PH neutro).

Un punto importante para mantener una buena higiene de párpados y pestañas es desmaquillarse correctamente. No quitarse el maquillaje de los ojos después de un largo día o hacerlo rápido y mal no supone un problema, si ocurre de forma esporádica.

"Los productos que aplicamos alrededor del párpado no dejan de ser un cuerpo extraño y crean suciedad en el ojo", explica. Según la especialista de IMO, "si no nos desmaquillamos correctamente, la acumulación de producto puede, eventualmente, ocluir las glándulas del borde del párpado y causar problemas de blefaritis".