Diario Vasco

Roma, 1 ago (EFE).- El ministro de Economía y Finanzas de Italia, Pier Carlo Padoan, advirtió hoy en Roma al Gobierno francés de que el grupo italiano de construcción naval Fincantieri quiere la mayoría accionarial de los astilleros STX France y no compartirá su gestión con accionistas franceses.

El presidente francés, Emmanuel Macron, decidió el 27 de julio nacionalizar estos astilleros de forma temporal para evitar que su propiedad recayera en manos de Fincantieri, que quiere comprar el 66,7 % de su capital.

La intención del Elíseo es que Fincantieri comparta la gestión a partes iguales con accionistas galos.

"Lo que hemos dicho hasta ahora es que no es posible aceptar una repartición (de la gestión) a partes iguales (...) y sobre esta cuestión nos mantendremos firmes", afirmó Padoan.

El ministro italiano mantuvo en Roma un encuentro con su homólogo francés, Bruno Le Maire, a la que asistió también el ministro de Desarrollo Económico de Italia, Carlo Calenda.

Al término de una reunión a puerta cerrada, Padoan confirmó que ha trasladado al Ejecutivo galo el rechazo de Italia a la propuesta de que Fincantieri comparta a partes iguales el control de estos astilleros de Saint Nazaire (noroeste de Francia) con accionistas franceses.

"En las conversaciones mantenidas con el ministro Le Maire hemos constatado que entre Italia y Francia existen todavía diferencias que no han sido superadas", añadió Padoan.

No obstante, ambos países seguirán negociando en las próximas semanas con la intención de alcanzar un acuerdo.

"Estoy convencido de que debemos reforzar la cooperación entre Italia y Francia, son dos grandes naciones, somos como hermanos. Ahora mismo tenemos opiniones diversas sobre STX pero encontraremos una solución adecuada", dijo el ministro de Economía francés, Le Maire.

Los tres ministros firmaron una declaración conjunta en la que plasmaron "la voluntad conjunta de superar las diferencias sobre el control de STX" y compartieron la intención de "avanzar hacia una fuerte alianza entre los dos países, tanto en el ámbito civil como militar".

"De la combinación de Fincantieri, STX France y Naval Group podría nacer un líder europeo que podría convertirse en el principal actor en los mercados civiles y militares, con importantes actividades en sistemas y servicios", añade.

Explicaron además que los desacuerdos en la gestión de los astilleros STX serán abordados en una reunión que mantendrán el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y el presidente francés, Macron, el 27 de septiembre.

El grupo italiano tenía intención de obtener la mayoría accionarial de los astilleros franceses a través de una operación que en enero pasado recibió el respaldo del entonces presidente francés, François Hollande.

No obstante, el actual presidente Macron quiere revisar las condiciones de la operación y que Fincantieri comparta a partes iguales la gestión de los astilleros con accionistas franceses.

De momento el Estado francés, que hasta ahora poseía un tercio de la constructora naval de Saint-Nazaire, comprará los dos tercios restantes al grupo surcoreano STX Offshore and Shipbuilding, en proceso de bancarrota.

La operación costará unos 80 millones de euros a las arcas públicas y tiene como objetivo garantizar los puestos de trabajo y defender el interés estratégico de Francia, según el Elíseo.

La propuesta francesa permitiría "construir una gran alianza industrial europea franco-italiana en el ámbito naval", ha considerado el ministro francés Le Maire en una entrevista publicada hoy en el diario italiano "Corriere della Sera".

La posibilidad de que el grupo italiano y accionistas franceses desempeñen cada uno el 50 % del capital de los astilleros facilitaría "una colaboración equilibrada, en la que Francia e Italia trabajarían mano a mano, como iguales", ha añadido.

Fincantieri, con sede en Trieste (norte), es un grupo italiano constructor de barcos militares, cruceros y barcos mercantes y está considerado uno de los fabricantes de construcción naval más grandes a nivel internacional.