Diario Vasco

Roma, 1 ago (EFE).- El ministro de Economía y Finanzas de Italia, Pier Carlo Padoan, aseguró hoy en Roma que el grupo italiano de construcción naval Fincantieri aspira a controlar de forma mayoritaria los astilleros STX France y no compartirá su gestión con accionistas franceses.

"Lo que hemos dicho hasta ahora es que no es posible aceptar una repartición (de la gestión) a partes iguales (...) y sobre esta cuestión nos mantendremos firmes", afirmó Padoan.

El ministro italiano se expresó en estos términos en un encuentro con los medios en la sede del Ministerio de Economía italiano tras la reunión que mantuvo con su homólogo francés, Bruno Le Maire, y a la que también asistió el ministro de Desarrollo Económico de Italia, Carlo Calenda.

El encuentro tuvo lugar después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, decidiera recientemente nacionalizar estos astilleros de Saint Nazaire (noroeste de Francia) de forma temporal para evitar que su propiedad mayoritaria quede en manos de Fincantieri, que quiere hacerse con el 66,7 % de Stx France, que atraviesa dificultades financieras.

"En las conversaciones mantenidas con el ministro Le Maire hemos constatado que entre Italia y Francia existen todavía diferencias que no han sido superadas", añadió Padoan.

Ambos países, agregó, seguirán negociando en los próximos meses para tratar de alcanzar un acuerdo, un aspecto sobre el que el ministro francés se mostró hoy optimista y confió en que ambos países "encuentren una solución adecuada".

El Estado francés quiere evitar que Fincantieri se haga con la mayoría accionarial del astillero a través de una operación que en enero pasado recibió el respaldo del entonces presidente francés François Hollande.

La intención de París es revisar las condiciones de aquel pacto y que Fincantieri acepte compartir a partes iguales la gestión de los astilleros con accionistas franceses.

De momento, el Estado francés, que hasta ahora poseía un tercio de la constructora naval de Saint-Nazaire, comprará los dos tercios restantes al grupo surcoreano STX Offshore and Shipbuilding, en proceso de bancarrota.

La operación costará unos 80 millones de euros a las arcas públicas y responde a la voluntad de garantizar los puestos de trabajo y defender el interés estratégico de Francia, según el Elíseo.

El ministro francés afirmó en una entrevista publicada hoy en el diario italiano "Corriere della Sera" que la opción que plantea Francia de compartir el accionariado serviría para "construir una gran alianza industrial europea franco-italiana en el campo naval".

"Una solución compartida permitiría una colaboración equilibrada, en la que Francia e Italia trabajarían mano a mano, como iguales", añadió.

Fincantieri, con sede en Trieste (norte), es un grupo italiano constructor de barcos militares, cruceros y barcos mercantes y está considerado uno de los fabricantes de construcción naval más grandes a nivel internacional.