Diario Vasco

León, 1 ago (EFE).- El entrenador del Abanca Ademar Rafael Guijosa ha considerado la vuelta del equipo leonés a la máxima competición continental, la Liga de Campeones, después de cinco temporadas ausente, como "un premio, pero sin renunciar a nada", aunque el máximo objetivo volverá a ser la Liga ASOBAL.

En este sentido, el técnico madrileño ha dejado claro que la prioridad será la competición doméstica "que es el pasaporte para poder volver a Europa", por lo que intentarán repetir el subcampeonato de la pasada campaña.

La programación del trabajo en pretemporada estará condicionado por la dureza del calendario desde el mes de septiembre, donde de inmediato el Abanca Ademar tendrá que afrontar dos partidos por semana al iniciarse la fase de grupos de la Liga de Campeones y la propia Liga ASOBAL, lo que quizá obligue a adquirir pronto un primer punto de forma alto.

La plantilla del equipo leonés realizará doble sesión física en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de León por las mañanas y, en horario vespertino, trabajo técnico-táctico en el palacio municipal de deportes.

En el primer día de pretemporada tan solo han estado ausentes los recientes campeones del mundo júnior, el guardameta Javier González, el extremo Jaime Fernández y el lateral David Fernández, junto con el extremo Gonzalo Pérez -concentrado con la selección española juvenil-.

La única novedad hasta el momento en la plantilla ademarista para la próxima temporada es la del pivote serbio Zivan Pesic, procedente de la Vojvodina, aunque también militó en el Celje Pivovarna esloveno.

Pesic podría no ser el único fichaje, ya que el equipo leonés está tanteando, según ha reconocido la junta directiva y el propio entrenador un refuerzo para la primera línea "que ayude en ataque y defensa", aunque es consciente de las dificultades de encontrar ese perfil debido a lo ajustado del presupuesto disponible.