Diario Vasco

Río de Janeiro, 1 ago (EFE).- El Gobierno regional de Río de Janeiro pretende reducir el número de robos en la calle a uno cada cuatro minutos y diez segundos, según datos divulgados hoy por la prensa local.

La Secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro pretende que los robos en la calle caigan un 9 % en el segundo semestre del año, lo que supondrían 62.000 incidencias de julio a diciembre, es decir, 340 asaltos diarios o una media de uno cada cuatro minutos y diez segundos, informó el portal G1.

Entre julio y diciembre del año pasado, fueron registrados 68.203 robos en Río de Janeiro, lo que significa una media de uno cada tres minutos y 48 segundos.

Otro de los objetivos que se ha marcado la Secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro es hacer caer en un 5 % las muertes violentas en comparación con el segundo semestre de 2016, lo que equivaldría a 3.083 casos en la segunda mitad del año.

Según la ONG Río de Paz, Río de Janeiro tuvo este año el primer semestre más violento de los últimos tres años.

El crimen que más creció fue el de muerte en un enfrentamiento con la Policía, con 577 incidencias, un 45 % más que en el mismo período del año pasado, mientras que los robos seguidos de muerte crecieron un 21 %, con 138 casos, y los homicidios con intención de matar aumentaron un 10 % y totalizaron 2.718 casos.

La ola de violencia desatada en Río de Janeiro en medio de una grave crisis financiera llevó al Gobierno brasileño a anunciar el viernes pasado la movilización de 10.240 militares y policías para reforzar la seguridad en las calles del estado más emblemático del país.

La escalada de violencia de los últimos meses en Río coincide con la grave crisis económica que obligó al gobernador a declarar el estado de calamidad financiera (quiebra) por carecer de recursos para cumplir las obligaciones del Gobierno.

Los recortes afectaron los extras destinados a los policías para que aumentaran sus horas de trabajo y la contratación de nuevos agentes, lo que ha reducido el efectivo policial de Río de Janeiro en cerca de 3.800 hombres en los últimos dos años.

Además del aumento de las tasas de homicidios y asaltos, también ha crecido en Río de Janeiro el número de tiroteos en las calles, hasta un promedio de 15 diarios este año.