Diario Vasco

Madrid, 1 ago (EFE).- Solo si España "se emplea a fondo" la UE diseñará una "estrategia firme y bien diseñada" para hacer frente a la crisis venezolana, tras la "degradación represiva del régimen" a la que ha llevado la votación a la Constituyente y la detención de Leopoldo López y Antonio Ledezma, defiende FAES en un análisis.

La fundación presidida por el exjefe del Ejecutivo José María Aznar celebra que España se sume, con otros países latinoamericanos y Estados Unidos, al "rechazo a la mascarada del régimen" y lamenta que la Unión Europea solo haya declarado "no estar segura" de la legitimidad del proceso electoral de este domingo.

FAES afirma que "Venezuela ha acelerado el paso hacia su transformación en una gran Cuba continental" y añade que la nueva detención de los opositores venezolanos "no hace sino expresar la degradación represiva del régimen".

Tras afirmar que, con las elecciones a la Asamblea Constituyente del domingo, Nicolás Maduro consumó "su golpe anunciado", el documento señala que "quien siga hablando de inverosímiles procesos de diálogo mirando a una oposición masacrada, víctima del golpe de Estado que aplasta su mayoría legítima en la Asamblea Nacional, simplemente hace el juego" al presidente venezolano.

Solo si España "se emplea a fondo" la Unión Europea diseñará una "estrategia firme y bien diseñada", alejada del papel de mediación "ya grotesco" del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, para hacer frente a la situación venezolana, asegura FAES.

Pide que "Bruselas siga el camino marcado por España" y que se consideren "sanciones selectivas pero firmes sobre los responsables políticos y militares venezolanos que materialicen su aislamiento".

La fundación llama a establecer una "estrategia concertada de apoyo a la oposición democrática" para "conseguir la liberación de los presos políticos" como parte de los pasos a seguir a partir de hoy.

Esta sería una medida, prosigue el análisis, que permitiría "coordinar posiciones" con los países latinoamericanos que rechazan la Constituyente venezolana y facilitaría un "diálogo productivo" con Estados Unidos.

El texto prosigue lamentando que Venezuela se beneficie de "generosas condonaciones de deuda" y "simpáticos gestos de comprensión y crédito" y condena que "hasta la Unión Europea haya concluido un acuerdo de cooperación" sin referencias "a los derechos humanos o a las reformas democráticas".

El domingo se celebraron elecciones en Venezuela para constituir una Asamblea Nacional Constituyente, que contará con 545 diputados, que además de tener la potestad para reformar la Carta Magna, vigente desde 1999, podrán avanzar en la reordenación del Estado.

La oposición no participó en estas elecciones, al considerarlas "fraudulentas" y un intento del Gobierno para instaurar una dictadura.