Diario Vasco

San Sebastián, 1 ago (EFE).- La consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha dicho que el anuncio del cierre definitivo de la central nuclear de Garoña es "una buena noticia", aunque ha advertido de que "hay que ponerse a trabajar para paliar los efectos negativos" que tendrá sobre el empleo.

La consejera ha señalado, en una rueda de prensa en San Sebastián, que además de un plan de reindustrialización para los municipios del entorno de Garoña, también es necesaria "una planificación" sobre lo que ocurrirá cuando se termine el ciclo de vida de las centrales nucleares españolas, que se producirá entre 2023 y 2028.

La decisión del Ejecutivo de Mariano Rajoy de no reabrir la central burgalesa es "un paso adelante" que esperaba el Gobierno Vasco.

Ha criticado, no obstante, que se haya llevado "la toma de decisiones al último momento", lo que en opinión de Tapia "denota una falta de planificación" sobre una central "que ha cumplido un ciclo de vida muy potente".

"No cabía esperar otro tipo de solución", ha señalado la consejera, quien ha añadido que ahora hay "dos interrogantes" que el equipo de Iñigo Urkullu "llevaba tiempo poniendo sobre la mesa y a los que hay que empezar a dar respuesta".

Por un lado, ha hablado de la necesidad de "restablecer" la actividad industrial y del empleo en la zona, por lo que es preciso "ponerse a trabajar" para ver el modo de "hacer frente" a la situación.

Para Tapia es imprescindible también, evitar que se repita lo que ha sucedido con Garoña cuando se vaya cumpliendo el ciclo del resto de centrales nucleares españolas.

"Considerando que van a terminar su ciclo de vida entre 2023 y 2028, es necesario ver qué va a ocurrir con ellas en un futuro próximo", ha subrayado.

Ha recalcado que si "realmente" se quieren cumplir en 2050 los objetivos del acuerdo París, hay que ver "cómo se va a producir la transición hacia las energías renovables, qué va a ocurrir con esas centrales y por qué van a ser sustituidas".

"Por tanto, requerimos tener una planificación que nos permita tener un horizonte bien organizado de aquí a 2028", ha destacado Tapia, quien ha reiterado que la de hoy es una noticia que "alegra" al Gobierno Vasco, el cual no esperaba otra "de ninguna manera".

La consejera ha manifestado que se debe responder a esos dos interrogantes "en el plazo más breve de tiempo" y "actuando de una manera coordinada".