Diario Vasco

Caracas, 1 ago (EFE).- El embajador de España en Caracas, Jesús Silva, confirmó hoy que la Unión Europea (UE) estudiará sanciones contra Venezuela, tras elegir el Gobierno, con el rechazo de buena parte del país, una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que no es reconocida por la mayor parte de la comunidad internacional.

"Se va a estudiar la posibilidad de imponer sanciones, efectivamente desde la UE, pero eso se va a conversar en un contexto europeo", declaró Silva durante una visita junto a sus colegas mexicano, francés y británico al Parlamento venezolano, de mayoría opositora, y que podría ser la primera institución afectada por la instalación de la ANC.

"Cualquier decisión unilateral que afecta a las posibilidades de un libre ejercicio de la expresión y de la actuación de los políticos es contraria (...) a la posibilidad de llegar a un acuerdo", dijo el diplomático, después de que el Gobierno español anunciara que propondrá a la UE "medidas adicionales restrictivas" contra Venezuela.

Recordó que para España la ANC "es una iniciativa que no goza del consenso de toda la población y como tal no la va a reconocer" y además considera que "medidas represivas no contribuyen a generar un clima de negociación y de diálogo".

"España ha contribuido y ha apostado siempre al diálogo (...) Nos parece que todavía es posible un acuerdo sobre la base que ambas partes ceden y de que no hay imposiciones por ninguna de las dos partes", sostuvo.

En este sentido, el embajador remarcó que España es respetuosa con la soberanía de Venezuela y no hace injerencia en sus asuntos internos, pero está dispuesta a "ayudar en todo lo que sea posible porque los venezolanos son nuestros hermanos".

"Lo que pasa en Venezuela nos afecta, queremos para Venezuela todo lo mejor (...) Son los venezolanos los que tienen que llegar a soluciones entre ellos, no necesitan mediadores, y nosotros no pretendemos serlo, lo que pretendemos es ayudar", dijo.

Asimismo, reiteró que el gobierno español ve como "un paso atrás" la vuelta a la cárcel de los opositores venezolanos Antonio Ledezma y Leopoldo López, a quienes el Supremo les revocó el arresto domiciliario por supuestos planes de fuga.

Preguntado por posibles represalias por encontrarse en el Parlamento junto a otros embajadores y desconocer la Constituyente, Silva respondió: "Yo soy muy respetuoso con el Gobierno y con mis funciones, no hago nada que sea contrario a las normas diplomáticas".

"De hecho, el embajador venezolano se manifiesta con mucha más claridad en contra del Gobierno español y no le hemos nunca expulsado", agregó.