Diario Vasco

Caracas, 1 ago (EFE).- Los abogados españoles Javier Cremades y Alberto Ruiz-Gallardón, integrantes del equipo de Leopoldo López, repudiaron hoy el nuevo traslado a prisión de su cliente y del también opositor venezolano Antonio Ledezma, después de que el Tribunal Supremo les revocara las medidas de arresto domiciliario.

"Nosotros, como parte del equipo de abogados de Leopoldo López, debemos denunciar la gravedad de esta arbitraria e injusta detención, que supone el rechazo unilateral por parte del gobierno a cualquier intento de crear un mínimo espacio de diálogo con la oposición democrática", dice un comunicado al que Efe tuvo acceso.

En la nota, firmada por ambos juristas, califican esta nueva detención, basada en un supuesto plan de fuga de ambos, como "especialmente preocupante" debido "a la deriva que está adoptando el país tras los convulsos acontecimientos del pasado fin de semana y la autoproclamada victoria de las elecciones a la denominada 'Asamblea constituyente'".

"Los hechos de autoridad y fuerza por parte del gobierno de (Nicolás) Maduro, cada vez más intensos y explícitos, llevan fundadamente a pensar que el régimen está dando el paso definitivo para ubicarse en una situación de desprecio absoluto a cualquier atisbo de Estado de Derecho", prosiguen.

Los abogados argumentan que se debe "justificar legalmente la detención y permitir todos los mecanismos del derecho fundamental de defensa reconocido en los tratados y convenios internacionales en materia de Derechos Humanos de los que Venezuela es parte".

"Y si, como nosotros pensamos, no existe cargo alguno contra los detenidos que pueda mantenerse con un mínimo de solidez, debe cesar la privación de libertad de ambos líderes, pues de otro modo resultaría innegable la puesta en marcha de una estrategia destinada a terminar físicamente con la disidencia política", agregan.

Este escenario -a juicio de Cremades y Ruiz-Gallardón-, así como seguir "adoptando soluciones represivas contra todos aquellos que no sean considerados afectos al programa gubernamental", estaría "cerrando definitivamente las puertas a cualquier cauce de entendimiento y diálogo".

Ledezma fue detenido en febrero de 2015 acusado de conspiración y asociación para delinquir. Tras dos meses en la cárcel militar de Ramo Verde, recibió una "medida cautelar sustitutiva de libertad" y por motivos de salud estaba en arresto domiciliario.

Casi dos años y medio después de su detención, Ledezma no ha sido condenado.

López, por su parte, pasó más de tres años en la misma prisión acusado por la violencia desatada durante una marcha antigubernamental en 2014 y fue sentenciado a casi 14 años. Sus abogados denunciaron que fue torturado en varias ocasiones.

El chavismo aseguró ayer que el líder de Voluntad Popular (VP) había faltado a su palabra de "llamar a la paz", algo a lo que supuestamente se había comprometido ante una Comisión de la Verdad que gestionó su salida de la celda.