Diario Vasco

Beirut, 1 ago (EFE).- Grupos de autobuses continúan llegando a las afueras de la región libanesa de Arsal, limítrofe con Siria, para evacuar a los combatientes del Frente de la Conquista del Levante (exfilial de Al Qaeda en Siria) y a sus familias a la provincia siria de Idleb.

Una fuente de la organización dijo a Efe que 150 vehículos llegaron a Uadi Hmayel, punto de encuentro en Arsal, y se espera que arriben otros 200 autobuses.

El inicio de esta segunda fase del acuerdo entre Hizbulá y el grupo yihadista, mediado por el jefe de la Seguridad Nacional, el general Abas Ibrahim, estaba previsto que comenzase ayer, aunque se pospuso para hoy por "razones logísticas".

En esta fase se prevé el intercambio de 9.000 miembros de la exfilial de Al Qaeda, que serán trasladados a Idleb (Siria), pasando por Alepo, donde tendrá lugar el canje.

Por su parte, los yihadistas devolverán un total de ocho combatientes de Hizbulá, tres de ellos capturados en la ultima batalla en Arsal y otros cinco en los combates en Siria.

Se trata de la primera evacuación, en dos operaciones distintas, de combatientes y civiles sirios organizada en el Líbano desde el comienzo de la guerra en el país vecino, en 2011.

Este domingo concluyó la primera fase del acuerdo, que comprendió el intercambio de los restos mortales de cinco combatientes de Hizbulá y nueve del Frente de la Conquista del Levante.

El grupo chií lanzó una ofensiva hace dos semanas para expulsar a los yihadistas del territorio que controlaban en el noreste del Líbano y ha conseguido recuperar la mayor parte del área, después de días de intensos combates, aunque el grupo extremista Estado Islámico (EI) todavía controla amplias áreas.

El pasado jueves Hizbulá anunció un alto el fuego en la zona y desde entonces se entablaron negociaciones para evacuar a los combatientes radicales y sus familias hacia la provincia de Idleb, que está controlada casi totalmente por la exfilial de Al Qaeda y otras facciones.