Diario Vasco

Valencia, 1 ago (EFE).- El portavoz adjunto de Compromís en Les Corts Valencianes, Juan Ponce, ha afirmado hoy que, tras el cierre de la central nuclear de Garoña, "es el turno de la de Cofrentes", porque considera que "no hay ninguna excusa" para la ampliación de la vida útil de una central "anticuada y peligrosa".

Ponce ha recordado que Garoña y Cofrentes poseen los mismos reactores nucleares que Fukushima, "una tecnología especialmente obsoleta", pues se han realizado, según ha explicado, alrededor de 80 adecuaciones para mejorar su seguridad a raíz del suceso ocurrido en Fukushima.

El portavoz de Compromís ha remarcado que Cofrentes es una central nuclear de las que más incidentes de nivel 0 y nivel 1 ha tenido y, a pesar de las adecuaciones, "sigue siendo una fuente inagotable de problemas, con residuos radiactivos activos durante miles de años imposibles de neutralizar", una situación que se agrava "cada día que continúan funcionando las centrales nucleares y generando nuevos residuos".

Ponce ha celebrado el anuncio del gobierno de España del cierre definitivo de la central nuclear de Garoña que "estaba paralizada desde 2012" y "tenía pendientes muchas actuaciones demandadas por el propio Consejo de Seguridad Nuclear para aumentar la seguridad", cuestión que "ha impedido al Gobierno de Rajoy seguir con su plan para alargar la vida de viejas y peligrosas centrales nucleares como la de Cofrentes".

Desde Compromís han recordado que la "única" hoja de ruta posible del Ministerio de Industria respecto a Cofrentes "pasa por fijar un calendario de cierre definitivo de estas instalaciones, no más allá de la actual prórroga de la central hasta 2021".

Un calendario que, ha dicho,"debe incluir también todas las centrales nucleares del territorio español", porque la apuesta de futuro "pasa por el uso de las renovables limpias, que nos permiten luchar contra el cambio climático y que son fuente de creación de empleo estable y de calidad", ha concluido Juan Ponce.