Diario Vasco

Valladolid, 1 ago (EFECOM).- La Junta de Castilla y León prevé implantar un impuesto autonómico sobre el combustible nuclear depositado con carácter temporal en la central de Santa María de Garoña (Burgos), cuyo cierre ha anunciado hoy el Gobierno central.

Se trata de un depósito en Garoña, con residuos radiactivos allí almacenados, ha argumentado el vicepresidente del Ejecutivo autonómico, José Antonio de Santiago-Juárez, quien ha detallado que la recaudación de este tributo se destinará a un plan de ayuda al empleo en esa zona.