Diario Vasco

Bruselas, 1 ago (EFECOM).- Barcelona competirá con otras 18 ciudades europeas, entre ellas Ámsterdam, Dublín o Milán, por tener la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) cuando salga de Londres por el "brexit", según la lista de candidatas publicada hoy por el Consejo de la Unión Europea (UE).

Barcelona es la apuesta española por hacerse con una de las dos agencias comunitarias que abandonarán el Reino Unido con el "brexit", ya que el Gobierno español no ha presentado ninguna oferta para acoger la Autoridad Bancaria Europea (EBA), a la que optan ocho ciudades.

El Consejo de la UE indicó en un comunicado que en total ha recibido 27 candidaturas, 19 para acoger la EMA y 8 para la EBA, relativas a 23 ciudades, ya que algunas como Dublín o Varsovia son candidatas para ambas, a pesar de que finalmente solo podrán acoger una de ellas.

Los países tenían hasta este lunes a media noche para presentar sus ofertas, como máximo, una por agencia.

Junto a Barcelona, competirán por la EMA Ámsterdam, Atenas, Bonn (Alemania), Bratislava, Bruselas, Bucarest, Copenhague, Dublín, Helsinki, Lille (Francia), Milán (Italia), Oporto (Portugal), Sofía, Estocolmo, Malta, Viena, Varsovia y Zagreb.

Esta agencia se encarga de vigilar la seguridad de los fármacos y de conceder las autorizaciones para poder comercializarlos en la Unión.

En ella trabajan 890 personas, aunque al año recibe la visita de unos 35.000 expertos de la industria.

Como futura sede de la EBA, para la que no hay candidatas españolas, se postulan Fráncfort (Alemania) y París, dos ciudades que ya cuentan con otras agencias de supervisión del sector financiero, así como Luxemburgo, Dublín, Praga, Viena y Varsovia.

La EBA, que solo tiene 159 empleados, se ocupa de diseñar reglas homogéneas para supervisar la banca europea y es la responsable de efectuar las pruebas de estrés a las entidades, elemento clave de la vigilancia al sector.

Con las candidaturas sobre la mesa, "la Comisión Europea evaluará ahora todas las ofertas de forma objetiva sobre la base de los criterios" acordados por los jefes de Estado en junio, indicó la portavoz del Ejecutivo, Mina Andreeva.

Esta evaluación será publicada el 30 de septiembre, aunque esto no se traducirá en un ránking de las ciudades más adecuadas.

A partir de este análisis, los ministros tendrán un "debate político" en octubre y en noviembre se reunirá el consejo de ministros de Asuntos Generales para elegir por votación las futuras sedes.

La votación será secreta, se desarrollará en un máximo de tres rondas y cada uno de los Veintisiete -pues el Reino Unido no participará en el proceso- tendrá el mismo número de puntos para votar.

La primera en conocerse será la sede de la EMA y el país que se haga con ella deberá renunciar a acoger la EBA.