Diario Vasco

Londres, 17 jul (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Anwar Gargash, negó hoy en Londres que su país esté detrás de la supuesta interceptación ilegal de páginas web de Catar, entre ellas la de la agencia pública catarí de noticias, que originó un conflicto diplomático entre los países del Golfo Pérsico.

En un acto celebrado en el centro de conferencias de Chatham House, en la capital británica, Gargash tildó de "falsa" una noticia publicada hoy por el periódico norteamericano The Washington Post.

En ese artículo, el rotativo asegura que, según funcionarios estadounidenses, los Emiratos Árabes Unidos orquestaron el "hackeo" contra la agencia de noticias nacional de Catar el pasado 23 de mayo.

"La historia del Washington Post, que dice que hemos interceptado a los cataríes, tampoco es cierta", dijo el político durante su discurso en el instituto de investigación de Londres.

En el ciberataque contra la agencia de noticias estatal catarí del pasado mayo, los "hackers" publicaron declaraciones polémicas atribuidas al Emir de Catar, quien negó haberlas dicho, en un incidente que originó una crisis diplomática entre ese estado y sus vecinos árabes.

Según esto, el Emir Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani habría elogiado el movimiento de Hamas y declarado que Irán es una "potencia islámica".

Las sanciones impuestas por Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto el pasado 5 de junio provocaron la ruptura de los vínculos diplomáticos y de transporte con Catar, al que acusaron de financiar a grupos militantes y aliados de Irán, algo que Doha ha negado.

Gargash también reiteró que los EAU y las otras cinco naciones árabes no habían escrito a la FIFA para exigir que Catar fuera privado del derecho de celebrar el Mundial de fútbol de 2022.