Diario Vasco

Pekín, 17 jul (EFE).- El responsable de la oficina anticorrupción del Partido Comunista de China (PCCh), Wang Qishan, criticó hoy la "malsana cultura política" en la formación como una de las causas de la corrupción en el país.

En una posición muy poco habitual, expresada en un artículo publicado hoy en el Diario del Pueblo, órgano oficial del PCCh, Wang Qishan afirma que "el mayor reto" para el partido es "la falta de una supervisión eficaz del poder".

Wang dirige la Comisión para la Inspección de Disciplina del PCCh, el organismo anticorrupción más poderoso de todo el entramado político y gubernamental chino.

En su artículo, explica que en los últimos cinco años su oficina ha lanzado doce rondas de inspección, que han abarcado cientos de organizaciones del partido, empresas estatales, gobiernos provinciales, instituciones financieras o universidades.

Wang destacó que los problemas de corrupción encontrados "reflejan el debilitamiento del liderazgo del partido, la deficiencia en la construcción del partido y un trabajo inadecuado en la gobernanza del partido".

El origen de estos problemas está en "la malsana y relajada vida política intrapartidaria", afirmó el responsable de la disciplina en la formación política, que tiene casi 90 millones de miembros.

Aún así, no dejó de recalcar que no habría habido inspecciones y los "resultados destacables" obtenidos "sin el liderazgo del Comité Central" del partido.

La campaña anticorrupción lanzada por distintas instituciones tras la llegada al poder del presidente Xi Jinping se ha saldado con un fuerte aumento de detenidos y condenados, incluyendo algunas figuras de alto nivel.

En 2016 los casos de corrupción juzgados aumentaron un tercio respecto a 2015, con 45.000 casos y 69.000 acusados, según datos divulgados en marzo por el presidente del Tribunal Supremo, Zhou Qiang.