Diario Vasco

Hellín , 17 jul .- La finca de Letur (Albacete) en la que se derrumbó una sauna-iglú, que causó la muerte de dos personas, acogía el evento denominado "Celebrando la tierra", que incluía danzas étnicas, yoga y otras actividades, con un coste de 140 euros.

Según el cartel anunciador de la actividad, al que ha tenido acceso Efe, las actividades que estaban programadas para el fin de semana de los días 15 y 16 de julio en la finca donde se ha producido el suceso eran danzas étnicas, yoga, naturaleza, gong y "temazcal", que es el nombre con el que se denomina a la "sauna-iglú" construida con cañas y barro que se derrumbó cuando había quince personas en su interior.

Estas actividades, organizadas por la asociación "Ananda Yoga", tenían un coste de 140 euros por persona.

Agentes la Guardia Civil, según han dicho a Efe fuentes de la Comandancia de Albacete, se han trasladado a las 7.00 horas de hoy al lugar del suceso para continuar con las investigaciones y realizar una inspección ocular de la zona, con el objetivo de esclarecer las causas del suceso.

En el momento del derrumbe de la sauna había quince personas en su interior, dos de las cuales fallecieron, un hombre de 37 de Alicante y un joven de 33 años de Hellín, que hoy ha sido incinerado en la intimidad.

Además, fuentes del Ayuntamiento de Letur han explicado a Efe que en la finca "La Longuera" reside habitualmente, desde hace unos quince años, una pareja y sus "tres o cuatro hijos", que practican una filosofía naturista y ecológica, pues, de hecho, la finca no dispone de luz eléctrica.

La finca, por la que transcurre el río Segura, es de difícil acceso y fueron sus propios moradores los que construyeron un pequeño puente, únicamente de acceso peatonal, para poder llegar al lugar.

Los miembros de esta familia están empadronados en Letur, aunque los hijos -la menor, de 15 años- están escolarizados en Elche de la Sierra, ya que el acceso es más fácil.

Estas mismas fuentes han detallado que la familia, que no es natural de Letur, reside en una vivienda que no se ha visto afectada por el derrumbamiento, ya que la sauna no formaba parte de la misma construcción, sino que se había levantado en las inmediaciones de la residencia principal.

El Ayuntamiento de Letur tiene previsto personarse en la finca en los próximos días para hablar con la familia y determinar si se inicia un expediente por lo ocurrido, toda vez que se mantiene al tanto de las investigaciones iniciadas por la Guardia Civil.