Diario Vasco

Lisboa, 17 jul (EFE).- El jefe del Estado Mayor del Ejército portugués, Frederico Rovisco Duarte, decidió restituir a los cinco comandantes que fueron apartados del cargo a raíz del robo de material de guerra en un depósito de Tancos, en el centro del país.

En un comunicado divulgado hoy, el Ejército señala que con la conclusión de las investigaciones internas sobre el robo "están superadas las razones que justificaron la suspensión de los comandantes".

Rovisco Duarte decidió suspender a los cinco comandantes para evitar interferencias en el proceso de investigación, ya que se sospecha que los autores del robo contaban con información interna de la base militar.

Por ello apartó al comandante de la Unidad de Apoyo de la Brigada de Reacción Rápida, el del Regimiento de Infantería 15, al del Regimiento de Paracaidistas, al del Regimiento de Ingeniería 1 y al de la Unidad de Apoyo de Material del Ejército.

Se trata de unidades que tenían algún tipo de responsabilidad en la vigilancia y protección del depósito militar en el que tuvo lugar el robo y que volverán a entrar en funciones a partir de este martes.

El Ejército también informó de que, tras las investigaciones internas efectuadas en Tancos y por "la obligatoriedad de salvaguardar información clasificada de naturaleza estrictamente militar", va a transferir el material militar que se encuentra en la base a otros depósitos.

Entre el material sustraído el pasado 28 de junio, por un valor cercano a los 34.000 euros, figuraban granadas de mano y de gas lacrimógeno, municiones, cartuchos y otro tipo de explosivos.

La Fiscalía portuguesa abrió una investigación, que se encuentra bajo secreto de sumario, por sospechas de "crímenes de asociación criminal, tráfico de armas internacional y terrorismo internacional".