Diario Vasco

Cangrejo

Raimundo Díaz

Madrid, 17 jul (EFECOM).- A paso de cangrejo ha concluido hoy la sesión la Bolsa española que, aunque ha conseguido mantener los 10.600 puntos, ha sucumbido por segunda sesión consecutiva al ceder el 0,04 % condicionada por el comportamiento irregular de un sector financiero a las puertas de presentar resultados.

Los nuevos máximos registrados en el último cierre de Wall Street y la consiguiente tónica alcista de los mercados asiáticos no han sido suficientes para permitir consolidar el verde en el parqué madrileño, que minutos después del inicio de las negociaciones retrocedía el 0,08 %.

Sin citas macroeconómicas de calado, los inversores miraban a Bruselas, donde la oficina de estadística comunitaria Eurostat daba a conocer el descenso del 1,3 % experimentado por la tasa interanual de inflación de la eurozona en junio, una décima por debajo de lo marcado el mes anterior.

No obstante, la falta de catalizadores pasaba factura al IBEX 35, que a mediodía se tostaba al calor de una caída del 0,29 %, lastrado por las pérdidas de la gran banca.

Marcha atrás también en Wall Street, cuyo principal indicador, el Dow Jones, se dejaba el 0,02 % al comienzo de una semana en la que los operadores permanecerán atentos a la evolución del precio del petróleo así como a los nuevos resultados empresariales, entre ellos los de la firma tecnológica Netflix, después de la decepción por las cuentas de la gestora de activos más grande del mundo, Blackrock.

Un rumbo idéntico han seguido las plazas del Viejo Continente que, abrasadas por el sol de las ventas, se han teñido de rojo crustáceo con pérdidas del 0,35 % en Fráncfort; del 0,10 % en París, y del 0,03 % en Milán; Londres, por el contrario, se ha anotado el 0,35 % coincidiendo con la segunda ronda de negociaciones del "brexit".

En el mercado de materias primas, el precio del barril de Brent, petróleo de referencia en Europa, contribuía a esta inercia tras abaratarse hasta los 48,88 dólares al término de los intercambios, instante en el que el euro cotizaba firme en los 1,14 dólares.