Diario Vasco

Madrid, 20 jun (EFE).- El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha vuelto a defender hoy la decisión sobre la amnistía fiscal, que permitió aflorar 40.000 millones, y ha rechazado dejar su cargo.

"No me voy a ir porque tengo trabajo, uno no se va cuando quiere", ha afirmado Montoro, que mañana defenderá en el Congreso la aprobación de la amnistía fiscal en 2012 y responderá a preguntas y a una interpelación de la oposición sobre el tema.

Sobre la posibilidad de llegar a la reprobación, Montoro ha dicho que, aunque no tiene consecuencias prácticas, es una figura política de "gran valor" y ha insistido en que cumplió con su obligación y que también habrá que preguntar a cargos anteriores por qué estaba ese dinero oculto.

Montoro también ha pedido, en un foro organizado por el periódico Cinco Días, "rigor" y "respeto" por parte de la prensa.

"No me voy a ir cuando me digan que me vaya (...), vamos a hacer un techo de gasto nuevo (...), no se preocupen que algún día llegaré a mi término", ha añadido.

Precisamente, sobre la aprobación del techo de gasto de 2018, ha señalado que "no va a crecer" por encima de lo que marca la regla de gasto, fijada en el 2,3 %.

"No vamos a gastar por encima de ese rango, sería contradictorio", ha subrayado el ministro que ha vuelto a mostrar su disposición a negociar con el PSOE.

Montoro también ha afirmado que "nadie discute" que se vayan a lograr los objetivos de déficit y que lo que ha permitido lograrlo son las leyes y las reformas.

Por eso, ha calificado de "error tremendo" que el PSOE dijera en su Congreso que el objetivo era "derrumbar" las reformas que han hecho posible la recuperación.

"Confiamos en que la cordura vuelva", ha ironizado.

También ha reiterado que los Presupuestos de 2017 saldrán ya aprobados del Senado y no tendrán que volver al Congreso de los Diputados.

Asimismo, ha vuelto a apuntar a una subida salarial para los funcionarios en el marco de los Presupuestos de 2018.

"Se lo merecen", ha reconocido.