Diario Vasco

Madrid, 19 jun (EFE).- La jueza Margarita Robles y el senador burgalés Ander Gil son los nuevos portavoces del PSOE en el Congreso y el Senado, con Adriana Lastra y María Luisa Carcedo como números dos -portavoz adjunta y secretaria general, respectivamente- mientras que Iratxe García recupera la jefatura en la Eurocámara.

Los nombramientos, comunicados esta mañana por el secretario general, Pedro Sánchez, a su nueva ejecutiva, se tendrán que ratificar mañana en la reunión de los tres grupos que se celebrará en la Cámara baja y a la que asistirá Sánchez, en lo que será su primer encuentro con los parlamentarios socialistas desde que fue reelegido líder del partido el pasado 21 de mayo.

Dentro de la renovación que ha llevado a cabo -en la que ha eliminado la figura del presidente de los dos grupos-, el diputado por Madrid Rafael Simancas, miembro de la candidatura de Patxi López en las primarias, será el nuevo secretario general del grupo en el Congreso, en sustitución del andaluz Miguel Ángel Heredia.

Como secretarios adjuntos, Sánchez ha mantenido a la catalana Meritxell Batet y la castellanomanchega Isabel Rodríguez y ha sustituido a Soledad Domínguez (Badajoz) y Pedro José Muñoz (Ávila) por el andaluz Felipe Sicilia y el balear Pere Joan Pons.

En el Senado la dirección del grupo pasa de los seis miembros que nombró la gestora a los cuatro que había anteriormente, con Ander Gil como nuevo portavoz, la asturiana María Luisa Carcedo de secretaria general y Francisco Menacho y Begoña Nasarre de secretarios generales adjuntos.

Por su parte, Iratxe García recupera la portavocía en el Parlamento Europeo, a la que la gestora aupó al veterano Ramón Jáuregui; Sergio Gutiérrez será el secretario general y Javier López y Clara Aguilera, los secretarios generales adjuntos.

Con estos nombramientos, Sánchez incide en la misma línea que ha marcado la composición de los órganos federales: rodearse sobre todo de personas leales, de su confianza, que le han apoyado en las primarias.

A ese respecto, el portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente ha animado a "pasar página" a los ex vicesecretarios generales, como Elena Valenciano y Pepe Blanco, y a exsecretarios de Organización, como Óscar López, que pudieran estar molestos por no formar ya parte del Comité Federal.

Tras admitir que Sánchez ha eliminado la regla no escrita de que estos sean miembros de ese órgano, ha argumentado que dado que estos referentes del partido solían intervenir más en los medios de comunicación que en las reuniones del comité, van a seguir teniendo un cauce de expresión.

Puente, que ha dado hoy su primera rueda de prensa en Ferraz, ha destacado que la nueva portavoz en el Congreso, la exmagistrada del Tribunal Supremo Margarita Robles, es una persona de "trayectoria profesional muy dilatada y con mucho prestigio", de "acreditada solvencia" y "muy buena capacidad de comunicación".

No ha olvidado Puente resaltar también su "autoridad moral muy importante" y el "enorme sentido de la justicia con mayúsculas", y ha quitado importancia a que sea rompiese la disciplina de grupo votando no a la investidura de Rajoy.

"Eso fue en una circunstancia absolutamente excepcional y el partido ha dejado claro con que no está de acuerdo con esa abstención", ha justificado en su comparecencia.

En ella ha reclamado en nombre del PSOE al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que convoque a un encuentro a Pedro Sánchez porque ambos tienen "asuntos de suma importancia que tratar".

Respecto a las relaciones de Pedro Sánchez con los líderes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, ha dicho que espera que "a partir de ahora sea normal y fluida" y ha reiterado la oferta que hizo ayer Sánchez a las "fuerzas del cambio" de formar una Mesa de Coordinación con vistas a construir una mayoría parlamentaria frente al PP.

Puente ha explicado que no se trata de una mesa "formal", sino que tiene "libre entrada y salida", ya que en realidad es un espacio de diálogo, por ejemplo de cara este jueves a consensuar la iniciativa sobre Radio Televisión Española.

"Les ofrecemos un espacio de diálogo permanente, constante, en el que se puedan generar relaciones de confianza y se puedan visualizar entendimientos superiores a los desacuerdos", ha planteado.