Diario Vasco

Berlín, 20 may (EFE).- El capitán del Bayern Múnich, Philipp Lahm, y el centrocampista español Xabi Alonso pusieron hoy fin a sus respectivas carreras en el partido de la Bundesliga que el equipo bávaro solventó con una goleada al Friburgo (4-1).

Antes del encuentro, como se hace siempre que un jugador abandona el Bayern, Xabi Alonso y Philipp Lahm recibieron cada uno, de la directiva del Bayern, un ramo de flores y una gran foto con su imagen en algún partido del equipo bávaro, al igual que el tercer portero Tom Starke.

Lahm, además, recibió una bolsa de palos de golf del presidente del club, Uli Hoeness.

El adiós de hoy tenía algo especial porque se marcharon dos grandes del fútbol europeo.

Lahm ha marcado la última década del Bayern y del fútbol alemán, mientras que Xabi Alonso ha sido clave para el equipo bávaro en los últimos tres años después de haber ganado -con el Liverpool, el Real Madrid y la selección española- todos los títulos posibles.

En su último partido, inició la jugada del primer gol del Bayern, marcado por Arjen Robben.

En el minuto 86, Lahm fue sustituido para que recibiera el aplauso del público y le entregó el brazalete de capitán a Thomas Müller. A éste le pareció que la ovación no era suficiente y le pidió al público con un gesto que aplaudiera más.

Antes, Xabi Alonso había dejado el campo en medio de una gran ovación y fue directamente a abrazar a su entrenador Carlo Ancelotti, con quien se reencontró en el Bayern tras haber estado ya con él en el Real Madrid.

Al final, Lahm y Xabi Alonso dieron una vuelta al campo -cada uno en una dirección- para saludar a los aficionados.