Diario Vasco

Majadahonda , 20 may .- Para gritar la fidelidad a los colores rojo y blanco, al aficionado del Atlético de Madrid jamás le ha importado el recinto.

Su ánimo resonó antaño en el Campo del Retiro y en O'Donell. También en el viejo Metropolitano y, durante los últimos cincuenta años, a orillas del río Manzanares, en el estadio Vicente Calderón.

Este sábado, en cambio, las voces de los seguidores colchoneros se oyeron en la Ciudad Deportiva de la entidad, ubicada en el Cerro del Espino (Majadahonda).

No jugaban los muchachos del argentino Diego Pablo Simeone sino las pupilas de Ángel Villacampa. Ellas son las nuevas campeonas de la Liga Iberdrola de fútbol femenino.

Para su coronación se cubrieron las gradas del estadio principal con la animosa presencia de 3.000 aficionados. Ese es el reducido aforo del complejo deportivo, rebosante este 20 de mayo de sonrisas.

Amanda, Lola, Soni, Kenti, Mesi, Andrea, Marta o Mapi, por citar algunas, son el otro orgullo del Atlético de Madrid.

Del socio, que no escatima en cánticos e ilusiones.

Y del propio club, tras su apuesta por la integración total de la sección femenina en su estructura el pasado verano, pocos días después de la victoria en la final de la Copa de la Reina del entonces denominado Atleti Féminas.

Estos dos títulos son los únicos que lucen en el palmarés del Atlético de Madrid Femenino, pero su crecimiento ilusiona al socio colchonero. Hoy no fallaron a la cita con el primer alirón liguero.

"¡Campeonas, campeonas, campeonas!" fue el grito unánime con que los seguidores encumbraron a las jugadoras.

"Hoy nos despertamos con un sueño y nos encontramos un título", celebró igualmente la megafonía del recinto.

En la tienda oficial se vende ya una camiseta conmemorativa del logro que hoy hace sonreír al socio rojiblanco.

Ellas son su otro orgullo.