Diario Vasco

Pekín, 19 may (EFE).- El gigante alemán de la automoción Volkswagen llamará a revisión a más de 600.000 de sus vehículos por problemas en los fusibles que podrían provocar fallos en los faros delanteros, informa hoy China Radio Internacional (CRI).

El fabricante, que opera en China conjuntamente con su socio local, FAW, indicó que los modelos afectados son los Golf producidos entre 2009 y 2014 y los Sagitar manufacturados entre 2010 y 2012.

La anterior llamada a revisión masiva de vehículos en el mercado chino se debió a un problema de frenado ocurrido tras activar el control de velocidad en 50.000 unidades importadas del New Beetle y del Golf Variant.

Más de un tercio de las ventas del grupo VAG -matriz de la marca Volkswagen- proceden de China, un mercado en el que el fabricante quiere vender principalmente vehículos eléctricos o híbridos, objetivo que se ha marcado para 2020.

De hecho, la sociedad conjunta Volkswagen es el mayor productor extranjero de vehículos en China, aunque su primer trimestre de 2017 no ha sido nada positivo: las ventas del grupo VAG en el gigante asiático retrocedieron un 6,7 % con respecto al mismo período del año anterior.

Volkswagen produce y vende en China a través de sus empresas mixtas con dos de los mayores fabricantes estatales del país: Shanghai Volkswagen, en alianza con la Corporación Industrial Automovilística de Shanghái (SAIC), y FAW-Volkswagen, con la norteña FAW.