Diario Vasco

Castellón, 19 may (EFECOM).- La patronal azulejera Ascer ha rechazado hoy "los ritmos lentos en los puertos" como medida de presión de los estibadores porque "se trata de paros encubiertos que perjudican gravemente a las empresas del sector" y que pueden provocar "un caos", con "cierres de hornos y pérdidas de mercados".

Según han informado fuentes de la patronal en un comunicado, desde ayer se están registrando "paros encubiertos" en las principales terminales españolas, entre las que se encuentran las de Valencia y Castellón, principales puertos a través de los cuales opera la industria cerámica española.

Ascer ha asegurado respetar el derecho a huelga de los trabajadores, pero "rechaza enérgicamente los paros encubiertos que se están produciendo en los puertos españoles y que pueden llevar al caos en la industria cerámica, incluso forzando el cierre de hornos y provocando expedientes de regulación de empleo en el sector".

Esta situación de crisis en los puertos, ha indicado la patronal, "solamente puede empeorar y desviar compras y movimientos de mercancías a otros países".

El presidente de Ascer, Isidoro Zarzoso, ha asegurado: "En un momento en el que el sector está comenzando a mostrar signos de recuperación, y teniendo en cuenta que operamos en un mercado altamente competitivo, esta situación nos afecta muy gravemente".