Diario Vasco

Huesca, 19 may (EFE).- El Bada Huesca quiere despedirse de su afición esta temporada con una victoria mañana sábado, ante el BM Guadalajara, con el que se juega un "importante" octavo puesto, según ha destacado su entrenador, José Francisco Nolasco.

El conjunto oscense, que tiene la baja de Quique Camas, llega en un buen momento a este encuentro y con la moral reforzada tras ganar la pasada semana en la pista del Granollers, por lo que afronta el choque con la ilusión de poder conseguir otro triunfo.

A pesar de que le quedarán más partidos al equipo oscense en esta temporada, ya que faltará el de la última jornada en la pista del F.C. Barcelona y la Copa que disputará en León, este encuentro será especial para algunos jugadores ya que dejarán el club oscense cuando finalice la campaña.

José Francisco Nolasco, entrenador del Bada Huesca, explicaba a EFE como afronta su equipo este partido ante el BM Guadalajara: "se presenta complicado porque los dos equipos luchamos por el mismo puesto y aunque parece que pudiera ser fácil por jugar en casa no lo será ya que el Guadalajara está haciendo una buena temporada y se ha sobrepuesto a las muchas lesiones que ha tenido".

Los dos equipos se conocen muy bien y eso es un problema a la hora de plantear los partidos y de poder sorprender al rival.

"Nos conocemos muy bien por las muchas veces que nos hemos enfrentado, y también por la eliminatoria de la Copa, pero tenemos que salir a ganar para despedir la campaña tan exitosa que hemos hecho", ha destacado.

Para el conjunto altoaragonés también es importante la victoria porque se aseguraría, como mínimo, el octavo puesto.

"Es importante conseguir la octava plaza para evitar alguna eliminatoria el año que viene en la Copa, además de dejar un buen sabor de boca entre los jugadores y aficionados", ha apuntado Nolasco.

El partido entre el Bada Huesca y el BM Guadalajara, correspondiente a la jornada 29 de la Liga Asobal, se disputará mañana sábado en el Palacio de los Deportes de Huesca, a partir de las 17.00 horas, con arbitraje de Ignacio García y Andreu Marín.