Diario Vasco

Madrid, 19 may (EFE).- La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto una multa de 180.000 euros al Colegio de Abogados de Madrid por exigir tener despacho en su territorio para prestar asistencia jurídica gratuita y turno de oficio.

Según informa la CNMC se trata de una conducta muy grave prohibida por el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia consistente en un reparto de mercado en dichos servicios.

Explica que la Comunidad de Madrid cuenta con dos colegios de abogados, el de Madrid y el de Alcalá de Henares, que abarcan dos zonas diferenciadas integradas por distintos municipios de la región, y la regulación del acceso a los servicios de asistencia jurídica gratuita y turno de oficio es diferente en cada uno de ellos.

El expediente ahora resuelto se inició tras la denuncia de varios abogados del Colegio de Alcalá de Henares ante el Servicio de Defensa de la Competencia de la Comunidad de Madrid.

Denunciaron que, frente a lo que ocurría con los letrados integrados en los colegios de Madrid y de Guadalajara, el de Alcalá de Henares no exigía que los abogados que quisieran incorporarse a los servicios de asistencia jurídica gratuita y turno de oficio gestionados por él tuvieran su residencia y despacho profesional abierto al público en esa área.

La CNMC ha acreditado que el Colegio de Abogados de Madrid llevó a cabo una práctica restrictiva de la competencia por razones geográficas que atenta contra el principio de colegiación única previsto en la ley.

Añade que esta restricción ha afectado a abogados de otros colegios profesionales y a los ciudadanos de la Comunidad de Madrid que necesitan beneficiarse de los servicios de asistencia jurídica gratuita y de turno de oficio,

Explica que se sanciona el hecho de crear compartimentos en el mercado que limitan los posibles abogados que puede ofrecer esos servicios.

Relata que fruto de ello se han producido situaciones como que abogados del Colegio de Madrid pero con despacho principal en Aranjuez, a 50 kilómetros de la capital, o en El Escorial, a 60, pudieran prestar servicios de asistencia de turno de oficio en el partido judicial madrileño sin ningún tipo de restricción.

Sin embargo otros abogados, habitualmente adscritos al Colegio alcalaíno y con sus despachos principales situados en localidades más cercanas a Madrid, como Coslada (14 kilómetros), Torrejón de Ardoz (25), Arganda del Rey (28) y Alcalá (30), no han podido ejercer como letrados de turno de oficio ni acceder a los servicios de asistencia jurídica gratuita gestionados por el madrileño.

La CNMC concluye que el requisito de disponer de despacho profesional abierto en el ámbito territorial del Colegio de Abogados de Madrid resulta desproporcionado para los fines perseguidos de cercanía e inmediatez en el servicio.

Asimismo que es contrario al derecho de la competencia al limitar la oferta disponible en el mercado analizado, repartir territorialmente el mismo y fijar condiciones desiguales a los letrados de distintos colegios.

La Comisión ordena al Colegio de Abogados de Madrid a que en el futuro se abstenga de llevar a cabo conductas iguales o semejantes y que adecúe las normas reguladoras del turno de oficio a la legislación vigente en materia de defensa de la competencia.

Además insta a la Comunidad de Madrid para que vigile y cuide el cumplimiento de esta resolución, contra la que cabe recurso en la Audiencia Nacional en un plazo de dos meses.