Diario Vasco

Kinshasa, 19 may (EFE).- Al menos 68 presos escaparon hoy de la cárcel de Kasangu, situada en la provincia del Congo Central, en el sur de la República Democrática del Congo, informó a Efe el diputado Jean-Claude Mvuemba.

Casi el total de los presos del centro de internamiento, 68 de los 74 existentes, escaparon hoy después de romper una pared y una puerta al exterior.

"Oímos un movimiento de una multitud en la prisión, los prisioneros rompieron la puerta y escaparon. Había 74 reos y solo 6 no pudieron huir debido al deterioro de su salud", explicó Mvuemba.

La policía ya ha puesto en marcha un dispositivo para encontrar a los presos, aseguró a Efe el gobernador de la provincia, Jeacques Mbadu, contactado por teléfono.

"Esta situación nos ha sorprendido pero hay que reconocer que esta prisión es antigua, se construyó en la era colonial y desde entonces no se ha renovado. Es un hospicio para los prisioneros, la mayoría de los cuales están muriendo de hambre", lamentó Mvuemba.

Al menos 4.500 presos escaparon también el pasado miércoles de la prisión de Makala, en Kinshasa, durante el asalto de seguidores de una secta que buscaban liberar a su líder.

En el asalto los seguidores de la secta Bundu Dia Kongo lograron romper una pared en la parte posterior de la prisión y liberaron a su líder, Mwana Nsemi. Unos 4.500 presos lograron escapar durante la incursión y huyeron a la selva.

"Esta fuga no tiene nada que ver con la que tuvo lugar el pasado miércoles en Kinshasa. Hacemos un llamamiento a la población para que mantengan la calma. La policía ya está trabajando para detener a estos fugitivos", dijo el gobernador.

Hasta el momento la policía ha logrado encontrar a 179 fugitivos del incidente del miércoles, según informó el ministro de Justicia congoleño, Alexis Ntambwe, quien llamó a la cooperación ciudadana para encontrar a los fugados.

Más de 300 presos se fugaron también en junio de 2014 de la prisión central de Bukavu, en el este del país, en un motín que causó al menos seis muertos, y otros 300 se escaparon en octubre de ese mismo año de una cárcel en el norte cuando un grupo de hombres armados asaltó el centro y los liberó.