Diario Vasco

Madrid, 19 may (EFECOM).- Uno de cada dos internautas (el 51 %) ya paga por servicios de televisión, según la décima edición del informe anual "Televidente 2.0", presentado hoy y que revela cómo las nuevas propuestas para acceder a contenidos audiovisuales trae consigo un descenso del consumo a través de accesos "pirata".

Dos de cada tres internautas (un 67 %) recurren aún a accesos "piratas" para el consumo de contenidos audiovisuales, con lo que este porcentaje ha caído en torno a 15 puntos porcentuales en los últimos dos años y se aleja de los máximos que registró por encima del 80 %, ha señalado el consejero delegado de The Cocktail Analysis, Felipe Romero, en la presentación del estudio, que ha tenido lugar en la Fundación Telefónica.

"La competencia siempre es buena", ha apuntado, por su parte, la directora de Marketing de Movistar+, Cristina Burzako, que ha destacado la doble bondad que supone en este caso que todas las fórmulas de pago para acceder a la televisión tienen "un gran enemigo común que es la piratería".

La penetración de la televisión de pago en España es del 33 %, muy por debajo del 56 % en Alemania, el 62 % en el Reino Unido, el 76 % en Francia y el 86 % en Portugal, ha añadido.

Y ello pese a que el número de clientes de televisión de pago en España se ha multiplicado por 1,6 en los últimos 3 años, al pasar de 3,8 millones a finales de 2013 a 6,1 millones a cierre de 2016, impulsados, ha recalcado Burzako, por los paquetes que unen servicios de telecomunicaciones con contenidos audiovisuales.

"Los operadores telco estamos 'democratizando' la televisión de pago", ha afirmado Burzako.

Ese 51 % de internautas que pagan por ver televisión lo conforman el 42 % que lo hace a través de suscripciones a plataformas IPTV (los servicios de televisión de los operadores de telecomunicaciones sobre fibra y ADSL) y el 9 % que son clientes de servicios OTT como HBO o Netflix.

El informe revela un panorama de convivencia entre ambas plataformas, de forma que un 16 % de internautas mantiene el pago sobre ambos tipos de servicio, lo que revela que "no hay riesgo de canibalización" entre ambos.

Romero ha apuntado que "va a ser difícil que en un hogar haya más de un servicio OTT" y ha atribuido el hecho de que actualmente haya más de uno a que todavía "no hay ninguno consolidado".

El informe pone de manifiesto que el consumo de la emisión lineal tradicional pierde fuerza frente al consumo diferido y a la carta y, de hecho, los internautas declaran que sólo el 53 % del total de sus consumos son desde la televisión lineal, sea desde canales TDT o desde el lineal de la televisión de pago.

El resto se reparte entre las distintas opciones de consumo, como vídeo bajo demanda, grabadores y servicios de recuperación, aplicaciones, streaming y descargas piratas.

En cuanto a Youtube, que desde hace años es una de las principales plataformas de consumo audiovisual, se ha observado un ligero descenso en penetración (4 %), uso en dispositivos y consumo que se puede achacar a una población internauta que crece en los segmentos de mayor edad y la aparición de nuevas ofertas de contenidos relevantes para los usuarios.

Por dispositivos, la televisión conectada (smart TV) y el "smartphone" (teléfono inteligente) consolidan sus posiciones como dispositivos de consumo, la primera para el consumo audiovisual no lineal y el segundo como acceso para consumo audiovisual.