Diario Vasco

Valladolid, 19 may (EFE).- El Recoletas Atlético Valladolid quiere "sumar más puntos" fuera de casa antes de finalizar la liga, para lo que faltan tan solo dos jornadas, y, por tanto, viajará a Irún con el objetivo de añadir otra victoria que les permita "terminar con buenas sensaciones".

Lo ha asegurado en rueda de prensa el técnico del equipo, Nacho González, quien ha advertido de que aunque están "en tierra de nadie" y "no hay nada en juego" para ellos, su obligación es "salir a ganar todos los partidos hasta el final" y culminar de la mejor manera una temporada "muy positiva".

González ha recordado que su último rival lejos de Huerta del Rey, el Bidasoa Irún, aún se está jugando la permanencia en la categoría, con lo que espera a un equipo que "va a salir a por todas" ante su afición y que además querrá vengarse de los vallisoletanos, ya que fue allí donde lograron el ascenso el pasado año.

En opinión del entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, el cuadro irundarra "es un gran equipo, muy completo, que cuenta con una gran portería -con Zubiría y Dejanovic-, extremos muy rápidos, entre los que destaca Kauldi Odriozola, internacional júnior, y dos centrales como Azkue y Lancina muy jugones".

"Tienen a dos buenos jugadores por puesto, con una buena primera línea, formada por gente que posee un buen lanzamiento a media distancia, como Cristian Matías, Borragán o Muiña, y dos pivotes grandes como Iker Serrano y Popovic", ha precisado González.

Por ello considera fundamental que sus jugadores salgan "con la máxima concentración" para hacer "un partido muy serio" si quieren llevarse la victoria de Artaleku y poder ratificar el buen rendimiento del equipo y su progresión, tras ganar en Santander.