Diario Vasco

Gotemburgo , 19 may .- Antonio Bolaños, director de la Volvo Ocean Race - Vuelta al Mundo por Equipos- desveló en Gotemburgo (Suecia) que "el cambio de ciclo" de la competición, que pasaría de ser trianual a bianual, es una posibilidad que gana enteros y saldría de Alicante en las vueltas 2019-2020, 2021-2022 y 2023-2024.

"Ya hemos tenido conversaciones con la Generalitat y creo que llegaremos a un acuerdo, pero, por ahora es un proyecto", añadió.

Los máximos responsables de la Volvo Ocean Race y la Generalitat, Antonio Bolaños y el presidente Ximo Puig, firmaron en mayo del año pasado la renovación del acuerdo que expiraba en 2018, para que Alicante fuera puerto de salida para las siguientes ediciones 2020-2021 y 2023-2024, con un coste de veintidós millones de euros por cada una de ellas.

El cambio de ciclo propuesto por la VOR, por razones estratégicas y de mercado, provocaría que después de la próxima edición (2017-2018) cuya salida está prevista para el 22 de octubre próximo, se pasará a tres ediciones en lugar de las dos firmadas: 2019-2020, 2021-2022 y 2023-2024.

El interés de la organización de la VOR por ese ciclo es muy alto, pero si bien Bolaños no habla de negociación, es lógico que la que la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV), que lidera Antonio Rodés, tenga algunas cosas que decir ante el cambio.

Cuando se tomó la decisión de hacer válida la opción preferente que tenía el gobierno autonómico cuando salieron a concurso las salidas de las ediciones de 2020 y 2023, se hizo con el interés de que Alicante siguiera siendo puerto de salida de esta prueba los próximos seis años.

Las tres ediciones anteriores de la Volvo Ocean Race han tenido un impacto en la producción de 274 millones de euros en la Comunidad Valenciana y de 321 millones en el conjunto de España. Los impactos en el PIB de las tres ediciones celebradas en Alicante sumaron 150 millones de euros en la Comunidad y 201 millones en España.

Además, la Volvo Ocean Race ha generó un total de 5.083 empleos anuales equivalentes a tiempo completo en España, de los cuales 4.833 se registraron en la Comunidad Valenciana.

Otro aspecto muy importante es el efecto mediático que pone a Alicante en el mapa mundial. Sólo por hacerse una idea, asistirán del orden de novecientos periodistas, de los que el cincuenta por ciento son extranjeros.

La inversión para la salida de la edición 2017-2018 es de unos veinte millones de euros, de los que diez son el coste del mantenimiento del nuestro barco español participante y de su tripulación a lo largo de toda la regata.

De esta cifra, seis corresponden al canon fijo que hay que pagar por ser puerto de salida, y en torno a los 3,5 millones de euros lo que supone todo lo relacionado con la instalación y actividades programadas en el Race Village, abierto desde el 11 al 22 de octubre próximos.

Uno de los puntos importantes es el papel de la Hacienda Pública Española, que está diseñando un esquema de bonificación fiscal para aquellas empresas que financien el evento.