Diario Vasco

Bilbao, 18 may (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha dado la razón a ArcelorMittal, aceptando la modificación de las condiciones de trabajo de la plantilla de la factoría de la ACB (Sestao), cambios que fueron anulados inicialmente por el juzgado de lo social de Bilbao.

En febrero, el Juzgado de lo Social nº 4 de Bilbao estimó la demanda interpuesta por el sindicato ELA y declaró "nula" la modificación de las condiciones de trabajo -327 trabajadores-, aceptada por la plantilla para reabrir la planta trabajando los fines de semana.

El sindicato ELA presentó una demanda contra este cambio, el juez le dio la razón en febrero y ArcelorMittal recurrió la sentencia. Ahora, el Superior vasco, según la sentencia hecha pública hoy, estima íntegramente los argumentos de la empresa.

Así, la Sala de lo Social del TSJPV estima como válido el acuerdo alcanzado entre la dirección y el comité de empresa y que fue ratificado por referéndum, que cambió las condiciones pero permitió la reapertura de la planta.

Según la sentencia, "los hechos acreditados evidencian que, lejos de cualquier decisión empresarial unilateral, la dirección hizo un planteamiento que fue aceptado no solo por la mayoría del comité de empresa sino también por la mayoría de los trabajadores".

Por ello, el tribunal entiende que no ha podido haber fraude, dolo o coacción alguna en el proceso de negociación del plan social: "No se detecta fundamento alguno que pudiera avalar su concurrencia, lo que, en caso contrario, equivaldría a sostener que cualquiera de esos vicios e ilegalidades fueron proyectados exitosamente por la empresa primero sobre la mayoría del comité de empresa y después sobre la mayoría de los trabajadores, lo que constituiría una hipótesis que en el presente caso resulta insostenible".