Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFECOM).- Las ventas de la cadena de distribución Lidl en España aumentaron un 9,4 % en 2016, hasta los 3.335 millones de euros, en un año nuevamente marcado por la actualización y remodelación de su superficie comercial.

Durante su presentación de resultados, celebrada hoy en Madrid, los responsables de la compañía germana han destacado el volumen de inversión del pasado ejercicio, que ascendió a 368 millones de euros, una cifra récord y que supuso un 40 % más respecto a 2015.

La mayor parte de esta inversión se dirigió a la construcción de una nueva plataforma logística y a los trabajos de mejora de su red de supermercados, que cerró el año con 540 centros (5 más que un año antes) con una superficie total de ventas de 560.000 metros cuadrados.

"Nos hemos centrado en mejorar nuestro portafolio de establecimientos más que en las aperturas netas", ha explicado el director financiero de Lidl, Ferran Figueras, quien ha considerado que la firma tiene "potencial para seguir creciendo en España", hasta llegar a las 800-850 tiendas.

Esta progresión se realizará de forma "sostenida" y "orgánica", según Figueras, quien ha recordado que la política del grupo "nunca ha sido la de crecer vía fusiones o adquisiciones" más allá de alguna operación "puntual".

Además, ha descartado que la compañía se centre en alguna región en concreto, ya que observa margen en diferentes puntos del país, aunque sí aboga por aumentar su presencia en el centro de las grandes ciudades, lo que le llevará a "adaptar" su modelo estándar de supermercado -más pensado para el extrarradio- a las peculiaridades de este tipo de entorno.

Sus previsiones de cara al 2017 apuntan a una subida de la facturación neta por encima del 5 % y una inversión nuevamente superior a los 300 millones de euros.

La empresa se consolidó el último año como la quinta cadena de distribución más importante de España con una cuota del 4,1 %, cinco décimas más que un año antes, según los datos de Kantar.

Desde Lidl han defendido el "éxito" de su modelo, que ha pasado del 'hard discount' (gran descuento) al 'smart discount' (descuento inteligente), una estrategia basada en un "surtido corto", de apenas 1.900 referencias, de las cuales el 90 % son de su propia marca.

En este sentido, han incidido que su principal lema ("la mejor calidad al precio más barato") continúa vigente gracias precisamente a esta apuesta por ofrecer un número limitado de artículos, que le permite comprar grandes cantidades en volumen y obtener sinergias.

En 2016, la cadena aumentó sus precios una media del 0,5 %, de acuerdo con sus datos, sensiblemente por debajo del 1,7 % de inflación en el sector de la alimentación y las bebidas.

Además, el pasado año inauguró la primera fase de su nueva plataforma logística en España, la décima en el país, localizada en el municipio madrileño de Alcalá de Henares y que se convertirá cuando esté finalizada -en 2018- "en la más grande y avanzada del grupo en toda Europa".

Sobre su futura entrada en el comercio electrónico, Figueras se ha limitado a señalar que es un proyecto "en el que se está trabajando", aunque por el momento no ha precisado fecha.