Diario Vasco

Madrid, 21 abr (EFECOM).- España es un ejemplo de buenas prácticas en el impulso de la financiación alternativa, ya que se puede llegar a aplicar una reducción de entre el 35 % en el IRPF y el 50 % en el impuesto de sociedades a quienes invierten en proyectos de I+D.

Esta es la principal conclusión que extrae la plataforma de financiación participativa MytripleA de un reciente estudio de la Comisión Europea sobre la situación del mercado europeo de financiación alternativa, según explica en un comunicado.

Europa recomienda el establecimiento de exenciones fiscales a los inversores en financiación alternativa, algo con lo que ya cuenta España, que aparece como ejemplo para incentivar nuevas inversiones en I+D para pymes.

En el estudio, la Comisión también pide a los Estados miembro que armonicen la legislación sobre financiación alternativa, y sugiere la creación de un código de conducta común que refuerce la confianza de los inversores en este tipo de financiación.