Diario Vasco

Madrid, 30 mar (EFE).- La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha calificado hoy de "triste noticia" que el Reino Unido activara ayer la salida de la UE, pero ha considerado que debe ser "un acicate" para que los 27 países restantes avancen en su integración.

Sáenz de Santamaría ha abogado por esa respuesta en la presentación del vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, en un acto organizado en Madrid por la Fundación Carlos de Amberes y al que ha asistido también el ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.

Timmermans ha pronunciado la XIII lección conmemorativa Carlos de Amberes, titulada "la Europa de los valores", en el marco de su visita a España y en la que ha protagonizado varios actos institucionales.

La vicepresidenta ha elogiado la trayectoria de Timmermans y ha destacado la clara vocación europeísta que ha demostrado en todo momento el político holandés.

Una actitud que ha ensalzado en un momento como el actual, a la espera de las negociaciones para que el Reino Unido abandone la Unión Europea.

En ese contexto ha asegurado que España apoya a la Comisión Europea y confía en su papel como negociadora del "brexit" para defender los intereses de la Europa en su conjunto y de cada uno de sus socios.

A su juicio, la declaración firmada en Roma el pasado fin de semana con motivo de los 60 años de los tratados que dieron origen a la actual UE supone la ratificación de la apuesta por un modelo de paz, democracia y libertad.

Un modelo que ha dicho que hace de los derechos fundamentales y de las personas el eje de su acción política.

Para la vicepresidenta, hay que reivindicar todos los logros de Europa, y en esa tarea ha ofrecido a Timmermans toda la colaboración del Gobierno español.

De la misma forma, ha advertido de que no hay que retroceder ante las dificultades ni los desafíos y hay que trabajar para dar un nuevo impulso político que logre una mayor integración.

Sáenz de Santamaría ha puesto en valor que España sea uno de los países donde el sentimiento europeísta es mayoritario y fuerte y donde no han surgido movimientos euroescépticos que cuestionen la UE.

"España -ha recalcado- está decidida a jugar un papel decisivo, a la cabeza de la integración europea del siglo XXI".