Diario Vasco

Bruselas, 21 mar (EFE).- Los británicos dejarán con el "brexit" (salida de Reino Unido de la UE) de ser titulares de los derechos y libertades fundamentales previstas en los tratados europeos, excepto que se pacte lo contrario entre Bruselas y Londres, según un informe presentado hoy en el Parlamento Europeo (PE).

Derechos como la libre circulación de personas y bienes, el de establecimiento o trabajo, entre otros, no deben considerarse "derechos adquiridos" de los individuos y por tanto se extinguirán con la salida de su país de los tratados de la Unión Europea (UE).

Así lo ha concluido los autores del informe "El impacto y las consecuencias del 'brexit' sobre los derechos adquiridos de los ciudadanos en la UE", encargado por la Comisión Asuntos Constitucionales del PE y elaborado por Antonio Fernández Tomás y Diego López Garrido, profesores de Derecho Internacional y Constitucional de la Universidad de Castilla La Mancha.

Fernández Tomás señaló que no hay precedentes históricos judiciales salvo quizá en el caso del derecho a la propiedad que sostengan que los derechos que han tenido individuos por ser de un Estado puedan proseguir en el momento que ese país deja de estar sometido a un ordenamiento jurídico, en este caso, el de la UE.

El profesor apuntó al mismo tiempo que "no hay objeción alguna a que haya un periodo transitorio o incluso una vez se haya consumado la salida que se pacte por parte de la UE y Reino Unido prolongar esos derechos".

López Garrido señaló en ese sentido "la importancia de un pacto amplio" que termine con "las incertidumbres" sobre qué derechos tendrán durante el proceso del "brexit" y después del mismo los ciudadanos británicos que viven en la UE y viceversa.

El también ex secretario de Estado para la UE señaló que debería haber tres acuerdos con Londres: el de retirada (con la aplicación del artículo 50), el del periodo transitorio, y el que perdurará tras salida, con Reino Unido ya considerado como país tercero.

En el debate con los eurodiputados, Ramón Jáuregui, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), llamó también a aclarar qué ocurrirá si Bruselas y Londres no han llegado a un acuerdo sobre esos derechos pasados dos años desde la activación el próximo 29 de marzo del artículo 50 que iniciará oficialmente el "brexit".

La situación de los derechos fundamentales de unos y otros debería ser minuciosamente establecida desde el primer pacto, para evitar que durante las negociaciones se utilicen los derechos individuales como "moneda de cambio", dijo Garrido.

Ambos académicos llamaron a que la UE negocie con Londres en bloque sobre los derechos fundamentales en vez de caer en "tentaciones bilaterales", un punto que también quiso destacar la eurodiputada Maite Pagazartundúa.

"Es preciso que los ciudadanos sepan que decisiones como la del 'brexit' solo abren una caja de terribles problemas", añadió la parlamentaria europea de Unión Progreso y Democracia (UPyD).

En conversación con un grupo de periodistas, Jáuregui señaló que entre otras cuestiones "sensibles" en las negociaciones del "brexit" estarán el futuro de Irlanda del Norte, Escocia y Gibraltar.

En el caso de Escocia, de mayoría europeísta, el líder del PSOE en la Eurocámara señaló que si Reino Unido sale de la UE y ese territorio quiere entrar en el club europeo deberá "ponerse a la cola".

"No hay que establecer el principio de que si se van pueden entrar automáticamente porque sería un estímulo muy distorsionador; una idea demasiado estimulante para la desmembración", añadió.

Asimismo apuntó las "dificultades prácticas" de realizar "gestos europeístas" con los ciudadanos británicos que quieren seguir siendo europeos.

La Eurocámara trabaja en diversas resoluciones con su postura sobre las negociaciones del "brexit" dirigidas a los negociadores.

El acuerdo final de la UE con Reino Unido sobre su salida deberá en todo caso recibir el visto bueno del PE. EFE