Diario Vasco

Barcelona, 20 mar (EFE).- El Salón de la Moto de Barcelona, denominado Motoh!, que celebrará del 30 de marzo al 2 de abril su segunda edición, ha ganado expositores y superficie de exposición y espera atraer a 30.000 personas, 4.000 más que el año pasado, el de la recuperación de este certamen.

En rueda de prensa, los codirectores del certamen, Jordi Freixas y Jordi Bracons, han explicado que la superficie de exposición ha aumentado un 40 %, hasta los 30.000 metros cuadrados, mientras que también lo han hecho los expositores, al pasar de 94 a 110, lo que supone un 17 % más.

Freixas ha explicado que en esta edición se incorporan al certamen marcas como Kymco o BMW, "que el año pasado tuvo una pequeña presencia", y ha añadido que se presentarán 60 novedades del sector.

Indicadores como el aumento de la superficie de exposición ponen de manifiesto que la apuesta que hizo Fira de Barcelona el año pasado por recuperar este salón tras ocho años de ausencia "es exitosa y adecuada", ha resaltado Freixas.

Aprilia, Benelli, BMW, Cagiva, Daelim, Derbi, Ducati, Hanway, Harley Davidson, Honda, Husqvarna, Indian, Kawasaki, Keeway, KTM, Kymco, Macbor, Moto Guzzi, MV Agusta, Peugeot, Piaggio, Polaris, Rieju, Royal Enfield, Scomadi, Suzuki, Sym, Torrot, Gas Gas, Triumph, Vespa o Yamaha son algunas de las marcas que estarán presentes en Motoh!, que este año dura cuatro días, frente a los tres del año pasado.

El Salón, que se hará en el pabellón 8 del recinto ferial de Montjuïc, cuenta con el respaldo de la Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas (Anesdor), que representa al 96 % de los fabricantes o importadores de motos de España.

En nombre de esta patronal, su presidente, César Rojo, ha resaltado que 2016 fue "uno de los mejores años en ventas", puesto que se matricularon 171.304 vehículos de dos ruedas, lo que supone un 22,3 % más que en 2015, ha precisado José María Riaño, secretario general de la organización.

De cara a 2017, la patronal prevé que las matriculaciones sigan creciendo, aunque a menor ritmo, en torno a un 3 %, por el efecto de la normativa europea Euro 4, que obliga a cumplir a partir de este año una serie de requisitos normativos, técnicos y de homologaciones y que ha hecho que las ventas de motocicletas se dispararan en los últimos meses de 2016.

Por otra parte, el Salón de la Moto contará con espacios dedicados a la formación y a las prácticas de seguridad vial, una zona con demostraciones a cargo de pilotos profesionales, otra zona para que los usuarios puedan probar motos o bien una tercera para hacer frenadas.

Asimismo, el Salón de la Moto acogerá una exposición dedicada a la historia de las dos ruedas en Cataluña donde se podrá ver un prototipo Simó de 1924, una Lutetia Super Sport de 1928 construida en Barcelona y varios modelos de Montesa, Ossa, Bultaco y Derbi entre los años 40 y los 70.