Diario Vasco

Islamabad, 20 mar (EFE).- El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, ordenó hoy la reapertura "inmediata" de la frontera con Afganistán, cerrada hace más de un mes tras un ataque que causó 88 muertos, que llevó a Islamabad a acusar a Kabul de permitir en su territorio a grupos insurgentes que atentan en Pakistán.

"Hemos decidido abrir la frontera inmediatamente como gesto de buena voluntad. El cierre de la frontera durante mucho tiempo va contra las personas y los beneficios económicos", indicó Sharif en un comunicado.

El mandatario afirmó que la reapertura se lleva a cabo a pesar "de que recientes atentados terroristas en Pakistán estaban vinculados con enemigos del país presentes en suelo afgano" y remarcó que espera que Afganistán tome medidas contra ellos.

El embajador afgano en Pakistán, Omar Zakhilwal, señaló en su página de Facebook que la frontera se reabre sin ninguna condición y de forma permanente, tal y como acordaron, según el diplomático, representantes de los dos países el pasado jueves en una reunión en Londres.

Kahn Wasey, portavoz del cuerpo de fronteras de la provincia de Baluchistán, donde se encuentra el paso fronterizo de Chaman, uno de los más importantes, dijo a Efe que la apertura efectiva probablemente se llevaría a cabo mañana o pasado ya que el horario de funcionamiento de los puestos es normalmente hasta las 17.00, hora local (12.00 GMT).

El Gobierno paquistaní decidió cerrar la frontera el 16 de febrero tras un ataque suicida contra un templo sufí que causó 88 muertos en el sur del país y acusó a Afganistán de permitir en su territorio la presencia de grupos insurgentes que atentan contra Pakistán.

Según Kabul, Islamabad recurrió además a bombardeos con morteros en su territorio, algo que calificó de "clara agresión", e incluso el embajador afgano denunció en Naciones Unidas 59 incursiones paquistaníes aéreas y terrestres desde enero en territorio de Afganistán.

Pakistán abrió los días 7 y 8 de marzo de forma temporal los pasos fronterizos de Torkham y Chaman para permitir el regreso a Afganistán de aquellos afganos con visados válidos que se habían quedado atrapadas por el cierre repentino y permitir la vuelta de los paquistaníes que así lo deseasen.

Afganistán llevaba semanas pidiendo la reapertura de los pasos fronterizos, cuyo cierre causa pérdidas millonarias a sus empresarios, especialmente en las zonas limítrofes, además de haber dejado aisladas a personas a las que sorprendió el cierre a uno y otro lado de la línea divisoria.