Diario Vasco

Santiago de Chile, 20 mar (EFECOM).- El producto interior bruto (PIB) de Chile aumentó en 2016 un 1,6 % respecto del año anterior, el crecimiento más bajo desde 2009, informó hoy el Banco Central (BC).

Después de crecer un 2,3 % en 2015, el 1,6 % de 2016 es el menor aumento del PIB chileno desde 2009, cuando se registró una recesión del 1 % debido a la crisis financiera internacional.

De cara a 2017, el emisor chileno prevé un crecimiento del PIB entre un 1,5 % y un 2,5 %, algo menos optimista que los cálculos del Gobierno, que cree que la expansión estará entre el 1,75 % y el 2,75 %.

Algunos analistas privados han comenzado a tener una mirada más pesimistas, al vaticinar que este año el crecimiento económico estará nuevamente por debajo del 2 %.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, aseguró que el dato difundido por el Banco Central no variará la opinión del Gobierno en materia de política económica y destacó que el país tiene la capacidad de crecer a un mayor ritmo.

"Chile es una economía sana que tiene capacidad para crecer bastante más, no tenemos problemas de tensiones macroeconómicas en ningún ámbito que nos hagan pensar que la economía no puede crecer más", apuntó.

En términos desestacionalizados -variación respecto del periodo inmediatamente anterior- el PIB del primer y el tercer trimestre de 2016 anotó alzas del 0,7 % y 0,9 %, respectivamente. En el segundo y cuarto trimestre disminuyó un 0,4 %.

Las actividades económicas que apuntalaron el incremento del PIB fueron los servicios personales y el comercio, mientras que la minería, los servicios empresariales y la industria manufacturera y pesca lideraron las caídas, precisó el banco emisor chileno en el informe de cuentas nacionales.

La demanda interna creció un 1,1 % en comparación con 2015 y la inversión se contrajo un 1,1 % del PIB, debido a que se comenzó a desprenderse de existencias y a una menor formación bruta de capital fijo, precisó el Banco Central.

El consumo total registró un incremento anual del 2,8 % y presentó aumentos en los cuatro trimestres de 2016. El resultado total fue impulsado tanto por el consumo de los hogares (2,4 %) como por el del Gobierno, que subió un 5,1 %, en línea con la ejecución presupuestaria.

En el comercio exterior, las exportaciones cayeron un 0,1 % y las importaciones un 1,6 %.

En el caso de las exportaciones, el descenso se explica por los menores envíos de cobre (-3,4 %), que fueron compensados parcialmente por un aumento de las exportaciones de fruta y bienes industriales.

La caída de las importaciones se explica por la bajada de productos químicos y de metales básicos.

El ahorro bruto total ascendió al 21,6 % del PIB en términos nominales, compuesto por una tasa de ahorro nacional del 20,2 % del PIB y un ahorro externo del 1,4 %, que corresponde al déficit en cuenta corriente, precisó el emisor.

Al analizar el PIB de 2016 por actividad económica, servicios personales fue el sector que lideró el crecimiento con un 5,2 %, encabezado por los servicios de salud, tanto públicos como privados.

La actividad agropecuaria y silvícola registró un aumento del 4,5 % respecto de 2015 gracias a la producción de fruta y la actividad agrícola.

La actividad pesquera cayó el 1,1 % debido a la contracción de la pesca extractiva, que afectó a la sardina y la anchoa.