Diario Vasco

Gijón, 19 mar (EFE).- El entrenador del Sporting Joan Francésc Ferrer, Rubi, ha asegurado que la clave del triunfo ante el Granada (3-1) fue que, tras encajar el gol, su equipo no se puso nervioso y ha considerado que "el resultado fue justo".

"Cuando ves que generas tantas ocasiones pero no marcas y el rival si te llegas a desesperar" ha reconocido Rubi tras lamentar que, de haber ganado al Deportivo, el Sporting estaría fuera del descenso.

Para el técnico catalán, "la situación sigue siendo muy delicada" pero una victoria como la lograda hoy "refuerza el trabajo que se está haciendo y también la moral".

Sobre la entrada del delantero marfileño Traoré, que coincidió con la reacción del Sporting, Rubi ha indicado que "los cambios los hacen buenos los propios jugadores" pero que el triunfo no fue fruto de una actuación individual "sino del juego colectivo".

Traoré falló un penalti y Rubi reconoció que los encargados de tirarlos son Cop, Castro y Moi Gómez pero en ese momento no estaban ninguno de los tres así que fueron los jugadores los que decidieron quien tiraba.

Rubi señaló como una de las claves de la victoria que "el equipo estuvo muy ordenado con lo que, a pesar de que el Granada tenía tres delanteros muy rápidos, no se sufrió mucho".

"Ganar en El Molinón es un espectáculo" ha afirmado Rubi, que antes había dirigido cuatro partidos como local en los que sólo sumó un punto.