Diario Vasco

Madrid, 15 dic (EFECOM).- El director de Fedea, Ángel de la Fuente, considera que reinsertar a los parados de larga duración excede la capacidad del Servicio Público de Empleo (SEPE), que sólo coloca al 2 % de los parados, por lo que plantea un programa de apoyo individualizado y políticas activas bien diseñadas.

En rueda de prensa para presentar el informe "El reto de la reinserción de los parados de larga duración", De la Fuente explica que la clave para este colectivo (1,8 millones de parados llevan más de dos años sin trabajar) es "hacerles un traje a medida" y ello obliga a buscar la colaboración de empresas privadas de colocación y ONGs, "para soslayar los límites de capacidad del SEPE".

Aunque no hay estimaciones de lo que podría suponer para la reinserción de este colectivo en España el uso de tutores personales, el profesor de la Universidad Autónoma Marcel Jansen subraya que en Francia medidas de este tipo han mejorado la integración laboral del parado de larga duración hasta en 20 puntos.

Por su parte, De la Fuente también propone actuar de "manera temprana" y no esperar a que la gente lleve dos o tres años sin trabajar, "porque cuanto más tarde, más difícil es la integración".

En este punto, el director de Fedea pide una mejor coordinación entre la administración central y las territoriales y entre los servicios sociales y de empleo.

Tanto De la Fuente como Jansen han considerado que el paro de larga duración debe ser "la prioridad" en materia laboral en los próximos años, por lo que supone de riesgo de exclusión social pero también para la "recuperación" del país, ya que obliga a convivir con tasas de paro muy altas.

Ambos han valorado el Programa de acción conjunta para desempleaos de larga duración aprobado por el Gobierno este mes en Consejo de Ministros, motivado por una recomendación del Consejo Europeo y que está dotado con 515 millones de euros.

Esta recomendación hace un llamamiento a los estados miembros para que ofrezcan apoyo individualizado a los parados de larga duración.

La oferta de apoyo debe de materializarse antes de que se cumplan 18 meses en desempleo y traducirse en medidas concretas para mejorar la empleabilidad de los afectados.

Jansen ha explicado que la ayuda al desempleado va desde la preparación del currículo a los programas de formación pero también ha citado "herramientas de perfilado", que predicen la probabilidad de que alguien encuentre empleo y favorecen el diseño de itinerarios.