Diario Vasco

Madrid, 2 dic (EFE).- Ángel Viladoms, presidente en funciones de la Real Federación Motociclista Española, asegura que la "RFME velará, hasta que el Juzgado se pronuncie, en llevar a cabo la actividad deportiva tal y como siempre se ha hecho" frente a las "amenazas" de doce de las 18 federaciones de no permitir organizar campeonatos en 2017.

La "amenaza" la encabeza la candidatura de Manuel Casado, que recibió 80 votos a favor en la Asamblea General de la RFME frente a los 18 que obtuvo la candidatura de Viladoms, quien terminó por paralizar el proceso electoral al impugnar en el Juzgado de Instrucción nº 12 de Valencia el voto de ocho deportistas.

En un comunicado emitido hoy, Viladoms se escuda en el hecho de son los tribunales los que tienen paralizado el proceso y no él.

"Este boicot se llevaría a cabo no permitiendo a los Clubes inscritos en ciertas Federaciones Autonómicas acoger dichos Campeonatos, toda una muestra de lo importante que resultan para las entidades y/o personas adscritas a este pacto que son los deportistas, el motociclismo y los Campeonatos de España; perjudicando al deporte, en lugar de acatar la decisión de los tribunales y tildarla de parcial", asegura el presidente en funciones en la nota de prensa.

La candidatura opositora afirmaba en otro comunicado que "la denuncia no tiene ni pies ni cabeza porque el censo lo ha realizado la propia RFME, pero de todos modos", matiza, "estaríamos hablando de algo residual, que podría afectar como mucho a 8 votos, cuando ha perdido por una diferencia de 220 votos, en el estamento de deportistas".

A pesar de todo, la Presidencia asegura que la actividad deportiva se desarrollará con normalidad, tal y cómo afirma Viladoms, y que la RFME seguirá "ensalzando el motociclismo, sus clubes y deportistas" a pesar del "daño que las acusaciones y opiniones vertidas han hecho a este deporte, y a la imagen de la RFME, a nivel nacional e internacional".