Diario Vasco

Bangkok, 2 dic (EFE).- Miles de indonesios se unieron hoy a la protesta convocada por grupos islamistas contra el gobernador de Yakarta, acusado de blasfemia, y que estuvo precedida por el arresto de varios destacados políticos acusados de traición, según medios locales.

La marcha es la tercera en dos meses contra el gobernador Basuki Tjahaja Purnama, cristiano y de etnia china, imputado hace dos semanas por unos comentarios en los que rechazó unas críticas de adversarios basadas en un versículo del Corán.

La Oficina del Fiscal General aceptó el miércoles la acusación de blasfemia presentada por la investigación policial, lo que puso a Basuki más cerca de los tribunales, donde se enfrenta a una pena de 5 años de cárcel.

El gobernador negó que hubiera tenido la intención de blasfemar, denunció que el vídeo en el que aparecía haciendo las controvertidas declaraciones había sido manipulado y pidió disculpas por haber ofendido a los musulmanes.

Basuki, conocido como Ahok, es un estrecho aliado del presidente del país, Joko Widodo, y opta a la reelección en las elecciones de febrero para las que era el principal favorito antes de esta serie de protestas.

La Policía desplegó 22.000 agentes para garantizar la seguridad después de que la anterior marcha del mes pasado acabara con enfrentamientos entre manifestantes y los antidisturbios, que utilizaron cañones de agua y gas lacrimógeno.

Antes de la marcha, la Policía anunció la detención de ocho personas a las que acusa de traición y que según la prensa local incluirían destacados dirigentes políticos y activistas que se habrían mostrado contrarios a Widodo y Basuki.

Entre los detenidos se encuentra Rachmawati Soekarnoputri, hija del primer presidente del país, el general Sukarno, y hermana de la presidenta del partido gubernamental, Megawati Soekarnoputri, según indicó el diario Kompas.

El proceso compromete las opciones de Basuki a la reelección, cuya candidatura ha alentado las protestas en su contra de grupos islamistas a las que han dado apoyo los partidos de sus dos principales adversarios.

Indonesia es el país con más musulmanes del mundo, con un 88 por ciento de sus 250 millones de habitantes que profesan esta religión, la gran mayoría de forma moderada.