Diario Vasco

Madrid, 2 dic (EFE).- La Comunidad de Madrid ha acordado reintegrar a tres pacientes de hepatitis C las facturas por los tratamientos antivirales que recibieron en centros ajenos al Servicio Regional de Salud, importes que suman casi 230.000 euros.

Según ha informado en un comunicado la asociación del Defensor del Paciente, cuyos servicios jurídicos han tramitado las reclamaciones administrativas, a tres pacientes que no pudieron acceder al tratamiento de antivirales en el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) y se lo tuvieron que costear por su cuenta se les ha reconocido la devolución de las facturas (77.400, 76.000 y 75.000 euros).

De acuerdo con la asociación del Defensor del Paciente, en los tres casos se trataba de supuestos "de urgencia vital".

Para la asociación, se trata de casos "pioneros" en España que pueden abrir la puerta a futuras reclamaciones por parte de otros pacientes que no pudieron acceder a los tratamientos de Sovaldi y Daklinza a través de la sanidad pública y recurrieron a centros privados.

Aproximadamente el 25 % de los casi 50.000 pacientes que han accedido a estos tratamientos en toda España son pacientes del Sermas, según datos del Ministerio de Sanidad.

En concreto, en la Comunidad de Madrid el número de tratamientos iniciados con antivirales de acción directa es de 12.399, correspondientes a 12.191 pacientes distintos.

Según un estudio de investigadores de hospitales madrileños, la tasa de éxito de curación de pacientes que han sido tratados con los nuevos fármacos es del 93 %, lo que significa que casi la totalidad de los enfermos de hepatitis C que ha acabado el tratamiento está respondiendo de manera positiva.