Diario Vasco

Tokio, 2 dic (EFE).- La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) lidera la construcción de un mini cohete espacial de bajo coste con la ayuda del fabricante tecnológico nipón Canon, según reveló hoy el diario económico Nikkei.

El proyecto usará la experiencia del manufacturero para diseñar instrumental de control más pequeño y ligero con el objetivo de crear el vehículo de lanzamiento de satélites más pequeño del mundo.

El cohete de tres etapas, de 52 centímetros de diámetro y menos de 10 metros de altura, será una versión mejorada del modelo de dos etapas SS-520 de la JAXA, y lanzarlo costará menos de una décima parte del coste de un lanzamiento convencional.

La agencia espacial nipona, que anunció el proyecto el 20 de noviembre, planea utilizar el aparato para poner en órbita micro-satélites, y prevé realizar un primer lanzamiento de prueba del cohete a principios de 2017 desde el Centro Espacial de Uchinoura, en la prefectura de Kagoshima (suroeste).

Canon se suma así a las empresas privadas del país asiático que buscan introducirse en un sector dominado por el Gobierno -en torno al 90 por ciento de las ventas de la industria espacial nipona, estimadas en unos 300.000 millones de yenes (2.460 millones de euros/ 2.630 millones de dólares), corresponden al sector público.

Los satélites de observación meteorológica o de Defensa en uso son normalmente de grandes dimensiones y están comisionados por la Administración, pero en los últimos años ha aumentado el desarrollo de dispositivos más pequeños creados por empresas privadas para su uso en el control del tráfico o para el estudio geográfico.

Se espera que la demanda de cohetes capaces de transportar este tipo de dispositivos aumente, así como la del sector aeroespacial en general, por lo que empresas como la agencia de viajes H.I.S. o la matriz de la aerolínea All Nippon Airways (ANA), ANA Holdings, se han involucrado en este campo, recogió Nikkei.

Ambas han anunciado que invertirán en PD Aerospace, una startup de Nagoya (centro) que trabaja en naves espaciales tripuladas, y que pretende realizar su primer vuelo espacial comercial en 2023.