Diario Vasco

Madrid, 2 dic (EFE).- La consultora CBRE prevé que el volumen de inversión en el mercado inmobiliario español alcance a cierre del año los 13.917 millones de euros, una cifra que arroja un incremento del 8 % con respecto a un año antes y que representa el mejor dato de toda la serie histórica.

A cierre de noviembre, el volumen de inversión en el sector se sitúa en 12.393 millones, si se incluye la operación de fusión entre Merlin y Metrovacesa, una cantidad inferior en cerca de un 4 % a la alcanzada en el mismo periodo de un año antes.

No obstante, con las operaciones que se esperan cerrar a lo largo de este mes de diciembre, la firma espera que el volumen total superará al alcanzado en 2015, según ha señalado la directora de Research de CBRE España, Lola Martínez-Brioso.

De hecho, la mayor parte de la inversión se va a concentrar en el cuarto trimestre del año.

Por destino de la inversión, Madrid acaparó 5.336 millones, el 43 % del total nacional, un porcentaje que se eleva al 60 % sumando Barcelona.

Por sectores, las oficinas encabezan el destino de los fondos con 5.037 millones, una cifra inferior a la de 2015 por la falta de producto.

A continuación se sitúa el sector retail o comercial con 4.154 millones; el hotelero, con 1.706 millones; el logístico, con 726 millones; y otros activos, con 2.240 millones de euros.

Por tipo de comprador, el 40 % de la inversión la protagonizaron las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (socimis); el 37 % estuvo a manos de los inversores extranjeros y el 23 % restante nacional.

El principal inversor en el ejercicio ha sido la socimi Merlin Properties con 4.341 millones; seguida de Blackstone con 650 millones; Deutsche Asset Management, con 493 millones; Pontegadea (el vehículo inversor de Amancio Ortega), con 490 millones; Invesco, con 462 millones; CBRE Global Investors, con cerca de 300 millones; Colonial, con 281 millones; Green Oak, con más de 200 millones y la socimi Lar España, con 198 millones.

Dentro del capital internacional, Norteamérica, con 2.034 millones, concentró el mayor flujo de dinero extranjero que ha venido a España e incrementó las cifras del pasado año.

La misma tendencia se observó en algunos países europeos, con 794 millones; en Alemania, con 573 millones; y en Oceanía, con 300 millones.

Por el contrario, bajó la inversión procedente de Reino Unido hasta los 503 millones; así como la de Francia, con 265 millones; o la procedente de Oriente Medio y Asia, con 75 y 15 millones de euros, respectivamente.

Para el año que viene, CBRE confía en que el volumen de inversión se mantenga estable, en torno a los 9.000 millones de euros sin tener en cuenta las grandes operaciones que se puedan firmar.

De hecho, para 2017 se espera cerrar la venta del centro comercial de Xanadú o la del Edificio España, ambas en Madrid.

Así, ha señalado la directiva de CBRE España, durante los últimos tres años la inversión en el sector inmobiliario se ha mantenido estable y por encima de la registrada en 2007.

Entre las operaciones más destacadas de este ejercicio destaca la compra de la Torre Cepsa por parte de Amancio Ortega por 490 millones; el centro comercial de Diagonal Mar de Barcelona por 493 millones; la compra del complejo empresarial de Adequa por parte de Merlin a 380 millones; del hotel Villa Magna de Madrid por 180 millones.

En este contexto, el presidente de CBRE España, Adolfo Ramírez-Escudero, ha señalado que cada vez va a haber más liquidez en el sector, que vive un ciclo más centrado en el alquiler y el reposicionamiento de activos.

Así, se ha mostrado convencido de que si todo sigue su curso el ciclo inmobiliario será ahora más promotor tras casi 10 años de parálisis. También coincide en la consolidación que atraviesa el mercado residencial, que va a estar muy activo en los próximos años.