Diario Vasco

Pekín, 2 dic (EFE).- El Gobierno de China manifestó hoy su oposición a las sanciones unilaterales de Corea del Sur y Japón contra Corea del Norte por su rearme nuclear, que se suman a las que el Consejo de Seguridad de la ONU ha dictado esta semana, y afirmó que afectan a sus intereses, al perjudicar a compañías chinas.

"China siempre se opone a la sanción unilateral contra terceros países, fuera del marco del Consejo de Seguridad, y más aún cuando ese tipo de sanciones afectan nuestros derechos e intereses legítimos", aseguró en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang.

La fuente oficial añadió que "la situación en la península de Corea es todavía compleja, y las partes implicadas deberían evitar provocarse mutuamente", aludiendo tanto a Corea del Sur como a Japón en sus advertencias.

"Nos oponemos a cualquier daño a los derechos e intereses legítimos con la excusa de sanciones bilaterales", concluyó Geng, quien un día antes sí había aplaudido la resolución dictada en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU -del que China es miembro permanente- contra Corea del Norte.

Las medidas de presión adicionales de Tokio y Seúl serán aplicadas también en coordinación con Washington, y amplían las restricciones que estos países mantienen ya sobre el comercio con Pyongyang o la circulación de personas y capital que tengan posibles vínculos con el régimen que encabeza el dictador Kim Jong-un.

Por su parte, las sanciones de la ONU (resolución 2321) incluyen la imposición a partir de enero de un límite ajustado de las exportaciones de carbón de Corea del Norte, una de las principales fuentes de divisas para el régimen, así como la prohibición de exportar cobre, zinc o plata.

Pekín señaló sobre esa resolución que "refleja la posición unánime de la comunidad internacional contra los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte".