Diario Vasco

Irun , 2 dic .- El Bidasoa-Irun regresa a su cancha de Artaleku para apoyarse en su afición y retornar con la visita del Benidorm al camino del triunfo, abandonado en las tres últimas jornadas saldadas con derrota.

El buen juego de los guipuzcoanos no ha tenido recompensa en Guadalajara, en casa contra el líder Barça ni en su salida a Cuenca donde los jugadores amarillos pagaron su inexperiencia en la máxima categoría.

El Bidasoa no puede dejarse más puntos, sobre todo si enfrente está un rival directo en la lucha por la permanencia como el Benidorm, que marcha colista con sólo cinco puntos.

El conjunto que entrena Jacobo Cuétara ha dado buena imagen en su cancha, donde sólo han ganado los dos primeros clasificados- Barça y Naturhouse- ha perdido Granollers y han empatado Fertiberia y Helvetia Anaitasuna, unos resultados que le han dejado en la zona media baja con nueve puntos, a cuatro de las plazas europeas.

Cuétara tiene a toda su plantilla a disposición y cuenta sobre todo con toda su primera línea en óptimas condiciones, algo tranquilizador porque es su mejor argumento.

Hombres como Eduard Nonó, Javier Borragán, Iago Muiña o Jon Azkue han demostrado que la categoría no les queda grande y el déficit de los bidasotarras está en defensa, ya que encaja demasiados goles que comprometen sus ilusiones de victoria.