Diario Vasco

Alcalá de Henares, 1 dic (EFE).- El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha señalado hoy que la educación es el "arma más poderosa" en la lucha contra la violencia en abstracto y en la lucha contra la violencia machista, en particular.

Zapatero ha hecho estas consideraciones durante el discurso que ha pronunciado en el marco de la ceremonia del I Premio Francisca de Pedraza contra la Violencia de Género, que ha tenido lugar esta tarde en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH).

El expresidente socialista ha manifestado sentir un "agradecimiento intenso" al recibir el galardón, creado este año por la Asociación de Mujeres Progresistas de Alcalá de Henares (Ampadh).

Como impulsor de la Ley Contra la Violencia de Género, el jurado reconoce en su fallo a Zapatero como "motor" de los cambios y la transformación en España que ha permitido avances gracias a las herramientas puestas en marcha para la protección de las mujeres víctimas de malos tratos.

Sobre la citada ley, Zapatero ha afirmado que existía un "mensaje escondido" en el hecho de que fuera la primera normativa aprobada por el Gobierno que presidió en 2004.

"Escondía un mensaje porque me parecía que la violencia machista era la lacra más insufrible de una sociedad, y la normativa intentaba proteger, estimular las denuncias, ayudar y condenar severamente pero, fundamentalmente, educar", ha recalcado.

Precisamente, el ámbito de la prevención es "el más difícil de llevar a la práctica", según Zapatero, pese a ser el más importante de la ley.

En esa línea, el expresidente ha llamado la atención sobre las redes sociales, un "nuevo campo" sobre el que se extienden mensajes que pueden ser "muy preocupantes" para la formación de los adolescentes, ha dicho.

"Debemos conseguir comprometer a las redes sociales con los valores de la libertad, la dignidad y la lucha contra cualquier tipo de violencia", ha agregado.

Para aumentar la protección de las mujeres, el expresidente ha instado a las instituciones y la sociedad civil a llevar "hasta sus últimas consecuencias" la citada ley, así como al cumplimiento del anunciado Pacto de Estado contra la violencia machista.

"Debemos hacer que la memoria de estas mujeres, como la de Francisca de Pedraza, quede grabada en nuestro corazón como fundadores de esta lucha por la igualdad, que es la tarea más noble para llegar a una sociedad lo más perfecta posible", ha concluido.

La entrega del premio, que implica a tres entidades locales -la Ampadh, el Colegio de Abogados y el Ayuntamiento complutense- pretende reconocer la lucha de personas e instituciones contra la violencia machista.

La distinción está inspirada en una mujer alcalaína que en el siglo XVII denunció malos tratos y consiguió el divorcio de su marido y una orden de alejamiento, en una sentencia sin precedentes.

Durante la ceremonia, la Ampadh ha otorgado además el diploma de reconocimiento Francisca de Pedraza contra la Violencia de Género, a título póstumo, al rector de la Universidad de Alcalá, Álvaro de Ayala.

Como responsable de la institución académica en 1624, Álvaro de Ayala fue el autor de la "sentencia ejemplar y pionera" que otorgó el divorcio a Francisca de Pedraza.

El fallo fue dictado por la corte universitaria, después de que la denunciante solicitara sin éxito la separación de Jerónimo de Jaras ante la jurisdicción ordinaria y la eclesiástica.

Además, los historiadores Ignacio Ruiz Rodríguez y Fernando Bermejo Batanero han recibido sendas menciones de honor del galardón.

Como resultado de la investigación impulsada por ambos profesores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) vio la luz en 2015 el libro 'Una alcalaína frente a un mundo: el divorcio de Francisca de Pedraza', que recoge la historia en que se basa el premio.